Trucos para beber agua de forma divertida

384

Mantenerse hidratado es muy importante. Sin embargo, muchas veces se deja de lado el tomar agua para sustituirla por refrescos, bebidas energizantes, café o té. En ocasiones también se ponen pretextos para no tomarla, como el hecho de que, si se consume más agua, se pasará la mitad del día en el sanitario. O bien, hay gente que simplemente considera al agua como una bebida aburrida.

Para que se pueda cumplir con la meta de los dos litros diarios recomendados para mantenerse bien hidratado, diversos nutriólogos del Hospital Houston Methodist ofrecen diversas formas para poder ingerir el vital líquido sin que cueste trabajo:

Agenda tus tragos. Si el día es muy complicado, se recomienda poner horarios para tomar agua, los cuales pueden ser por la mañana y por la noche. En dichos horarios se puede ingerir de dos a tres vasos con agua y de esta manera cubrir la ingesta diaria necesaria sin entorpecer las actividades cotidianas.

Por cada taza de café o té, un vaso con agua. Si bien el café es un líquido, no es considerado como una bebida hidratante. Si ya se tiene la costumbre de tomar café al día, se recomienda complementarlo con un vaso de agua para mejorar la hidratación.

Con hielo es mejor. Si tomar agua simple es aburrido, lo mejor es agregar mucho hielo a las bebidas y batidos.

Poner picante a la comida. Incrementar la ingesta de especies o de picante durante la comida, ayuda a que se beba más agua.

Invertir en una botella de agua inteligente. Calcular el consumo diario de agua suele ser una tarea complicada para muchas personas, de ahí la popularidad de las botellas de agua inteligentes, que hacen todo el seguimiento por ti.

Beber con tecnología. Hoy en día existen cientos de aplicaciones que pueden ayudar a fortalecer el consumo de agua enviando recordatorios al celular.

Refil indispensable. Los nutriólogos recomiendan que cada vez que la botella de agua se vacíe se deba rellenar, eso asegurará el abastecimiento una vez que sea el momento de tener sed y así eliminar cualquier excusa para no beber agua.

Ponte metas. Si beber agua por el hecho de mantenerse hidratado no es un incentivo de salud suficiente, lo mejor es intentar asociar el hábito a otros objetivos más atractivos. Por ejemplo, beber un vaso con agua de 250 mililitros antes de una comida puede ayudar a la digestión, mientras que beber una hora después de consumir comida puede ayudar al cuerpo a absorber los micronutrientes. Mantenerse hidratado también puede ayudar a mejorar la salud de la piel y las articulaciones, e incluso puede ayudar a aliviar los dolores de cabeza.

Vigilar los hábitos de baño. Calcular cuánto tiempo te tomará antes de tener que usar el baño después de beber agua u otros líquidos. En lugar de evitar los líquidos toda la tarde y la noche, por si acaso, puede hidratarse con facilidad, tanto en la oficina como en el hogar, al poner horas límite que se adapten mejor al cuerpo.