Que tu corazón no sufra por la diabetes, protégelo

1292

Las personas con Diabetes Mellitus Tipo 2 (DM2) tienen mayor probabilidad de presentar complicaciones micro y macrovasculares que afectan órganos vitales como corazón y riñones, entre otros. En el marco del Día Mundial del Corazón, que se conmemora el próximo 29 de septiembre, expertos advierten la importancia de que las personas con diabetes protejan este vital órgano.

Carlos e Isabel llevan más de tres décadas casados y a lo largo de su relación una de las mayores pruebas que han enfrentado ha sido la DM2, la cual se presentó súbitamente en ella a los 19 años después de su primer embarazo. Carlos manifestó la enfermedad años más tarde. Por esta razón, ambos tuvieron que aprender a vivir con ella todos los días.

Desafortunadamente, al inicio del diagnóstico, nadie les explicó que tener DM2 los ponía en peligro de desarrollar enfermedades cardiovasculares (ECV), de ahí que con el tiempo Isabel tuvo dos infartos agudos de miocardio, de los cuales pudo salir adelante gracias al apoyo de su familia.

Luego de esa situación, la pareja ha efectuado cambios importantes en su estilo de vida. Hoy comen saludablemente, se ejercitan, acuden a sus consultas y, sobre todo, siguen el tratamiento indicado por su médico. En ambos casos, éste les prescribió un antidiabético oral de la Alianza Boehringer Ingelheim y Eli Lilly (BI-Lilly) que, además de ayudarlos a controlar la diabetes, protege su corazón y los previene del riesgo de muerte cardiovascular.

El Dr. Daniel Elías López, Médico Endocrinólogo e Investigador Clínico en el Departamento de Endocrinología y Metabolismo del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, menciona que la historia de Carlos e Isabel es más común de lo que se piensa, pues más del 50% de los adultos con diabetes desconocen la relación que existe entre ella y enfermedades cardiovasculares como el infarto agudo de miocardio, la enfermedad de las arterias periféricas o la embolia cerebral, de ahí que cada 2 minutos una persona sea hospitalizada y 6 de cada 10 fallezcan por esta causa.

Las personas que viven con DM2 tienen de 2 a 4 veces más probabilidades de sufrir complicaciones micro y macro vasculares que afectan órganos como corazón, cerebro y riñones, entre otros, en comparación con quienes no tienen dicha condición, siendo éstas las principales razones de urgencias médicas, discapacidad y muerte prematura. Por ello, el también Director Médico del Instituto de Investigación y Tratamiento de la Obesidad y la Diabetes (Metabolia) expone que “es muy importante que tanto médicos como pacientes cuenten con medicamentos de última generación como el inhibidor del co-transportador sodio-glucosa tipo 2, el cual ha sido catalogado por el Comité de Expertos del Colegio Americano de Cardiología como el antidiabético oral de mayor preferencia dentro de su categoría”.

Por su parte, la Dra. Guillermina Muñoz Gallegos, directora Médica de Boehringer Ingelheim México, Centroamérica y El Caribe, hace hincapié en la necesidad de que las personas con DM2 acudan al médico para que evalúe su riesgo cardiovascular y proporcione recomendaciones sobre cómo cuidar su corazón mediante un plan de alimentación, actividad física y medicamentos de última generación como el iSGLT2 de la Alianza BI-Lilly, el cual fue galardonado con el Prix Galien Internacional 2018 (premio equivalente al Nobel) en la categoría de “Mejor producto farmacéutico”.

“Estamos complacidos de que nuestro medicamento haya sido reconocido internacionalmente, pues en múltiples estudios clínicos ha demostrado disminuir la mortalidad cardiovascular, teniendo efectos benéficos sobre el azúcar en sangre y la presión arterial, un punto fundamental si se considera que 7 de cada 10 adultos tienen sobrepeso u obesidad. Hasta ahora ninguna terapia antidiabética había sido capaz de proteger el corazón con un alto perfil de seguridad y eficacia, lo que la sitúa en una posición única frente al resto de los antidiabéticos orales”, expone la también especialista en Reumatología por el Instituto Nacional de Cardiología.

Con la llegada al mercado del iSGLT2 de la Alianza BI-Lilly ha habido un cambio de paradigma más allá del control de la glucosa. “Ha permitido revalorar los papeles tradicionales de varias especialidades médicas en el manejo de la diabetes, lo que obliga a los cardiólogos, endocrinólogos, internistas y médicos generales a tener una participación más activa, interprofesional y multidisciplinaria en la prescripción de este tipo de fármacos en pacientes con alto riesgo cardiovascular”.