Pacientes con psoriasis sufren rechazo social

753

En el marco del Día Mundial de la Psoriasis –que se conmemora este 29 de octubre–, especialistas de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), alertan sobre las graves consecuencias de esta enfermedad e indican que los pacientes presentan un impacto psicológico y estigma social importante.

“La psoriasis es una enfermedad inflamatoria, sistémica crónica no contagiosa que afecta principalmente la piel y las articulaciones del paciente. La causa de esta enfermedad es desconocida, pero se sabe que es multifactorial, toda vez que existe un componente genético y factores exógenos y endógenos que pueden desencadenarla”, comenta la doctora Rossana Llergo, vicepresidenta de la FMD.

Sobre los síntomas, la doctora Llergo Valdez menciona que el paciente puede manifestar la enfermedad en cualquier parte del cuerpo donde siente comezón, ardor, dolor e incluso presentar sangrado.

“Usualmente, la enfermedad suele manifestarse en las extremidades del cuerpo, predominantemente en codos y rodillas; sin embargo, también puede aparecer en las manos, pies, genitales, pliegues axilares y piel cabelluda”.

Por su parte, la doctora Mariana Pérez Luna, dermatóloga en el Hospital General “Dr. Rodolfo Antonio de Muchas Macías” del IMSS, explica que existen distintos tipos de psoriasis, la más común es la psoriasis en placas.

“Este tipo de psoriasis se caracteriza por lesiones de tamaño variable que van desde unos cuantos centímetros hasta áreas más extensas y puede ser una placa única o placas múltiples”, refirió la especialista.

Otro tipo de psoriasis muy particular es la psoriasis eritodérmica, una forma muy grave de la enfermedad que se caracteriza por la descamación generalizada con afectación de más del 90 por ciento de la superficie corporal. Otros tipos son: psoriasis en gotas, psoriasis pustulosa, psoriasis ungueal, psoriasis palmo-plantar y artritis psoriásica.

La doctora Lorena Estrada, jefa del Departamento de Dermatología del Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos” del ISSSTE, hace hincapié en que la psoriasis es una enfermedad que tiene un impacto psicológico importante en la vida del paciente, toda vez que la visibilidad de las lesiones y sus síntomas pueden provocar rechazo, por el temor a un contagio, cuando no es así.

En cuanto al tratamiento, la doctora Estrada expone que éste dependerá del tipo de psoriasis, la localización, la gravedad y los antecedentes clínicos del paciente. “Actualmente existen múltiples terapias tópicas, sistémicas, fototerapia y tratamientos biológicos para el abordaje de la psoriasis; todos son eficaces, pero para lograr un máximo beneficio debe individualizarse el tratamiento para su optimización”.

Por último, recalca que la psoriasis no es una enfermedad contagiosa y el estigma social sólo genera baja autoestima y estrés en los pacientes que tratan de ocultar sus lesiones para evitar el rechazo. “La psoriasis afecta de manera importante la calidad de vida de los pacientes, por ello es importante que, como sociedad, nos informemos sobre este padecimiento y dejemos a un lado el estigma”, concluyó.