Millones de adultos en México padecen insomnio

1143

No dormir de forma adecuada hace que se acumule en el organismo una deuda que nunca se podrá pagar, que se acrecienta en pacientes con insomnio, el trastorno más común del sueño, lo que provoca si no se trata a tiempo, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, aumento de peso, diabetes, depresión y ansiedad, así como accidentes de tráfico, laborales y en el hogar.

“Aproximadamente el 18% de la población adulta en México padece insomnio”, informó el doctor Alejandro Jiménez-Genchi, presidente de la Academia Mexicana de Medicina del Dormir, en el marco de la conmemoración del Día Mundial del Sueño, que se conmemoró este año el 13 de marzo, bajo el lema: “Mejor sueño, mejor vida, mejor planeta”.

Al resultado de la diferencia entre las horas que se duerme y las que se recomiendan dormir, se le llama “deuda de sueño”. “Una persona adulta requiere al menos siete horas seguidas de sueño para levantarse renovado y con el cerebro recargado para desarrollar sus actividades diarias de forma normal. Los minutos que día tras día no son aprovechados durante el sueño se suman y con el tiempo cobran una factura imposible de resarcir. Esta factura puede cobrar hasta 10 años de vida”, destacó el especialista.

El insomnio es un trastorno del sueño que consiste en la dificultad para dormir y permanecer dormido mínimo siete horas seguidas. Se clasifica en transitorio (tres días a la semana, hasta por dos semanas), de corta duración o agudo (de una a cuatro semanas) y crónico (por más de cuatro semanas).

“El insomnio es un problema que debería tratarse como un tema de salud pública nacional, ya que una de sus manifestaciones, la somnolencia diurna, desencadena una significativa disminución de la percepción sensorial, la capacidad de atención, concentración en el trabajo e incrementa la posibilidad de sufrir un accidente fatal, que puede impactar a otras personas”, destacó el doctor Ricardo Bello, neumólogo y especialista en trastornos del sueño.

“La deuda de sueño no se puede pagar, pero sí amortizar. Para ello existen terapias cognitivo-conductuales especializadas en el insomnio y tratamientos farmacológicos como zolpidem, sustancia activa que induce el sueño de manera efectiva, al mejorar la calidad del sueño y, por lo tanto, le permite al paciente mantenerse activo al día siguiente. La ventaja de este medicamento es que la persona logra tener un sueño reparador, estar más alerta y por lo tanto ser académica o laboralmente más productiva. Lo anterior tiene un impacto positivo en la calidad de vida en los pacientes que padecen de insomnio”, afirma el doctor Agustín Osorio, gerente Médico del Sistema Nervioso Central (SNC) de Psicofarma, laboratorio mexicano que recientemente cumplió 45 años en el mercado y que cuenta con el portafolio más robusto para tratar diversos trastornos neuropsiquiátricos a precios muy accesibles, lo que favorece el apego a tratamiento.

Dormir adecuadamente puede salvar la vida

“Dormir menos de las horas recomendadas equivale a tener el mismo desempeño y falta de concentración de una persona que bebió hasta seis cervezas”, destacó el doctor Bello. El estudio que arrojó esta cifra: Fatigue, alcohol and performance impairment”, demostró que el nivel de desempeño de una persona que ha bebido es similar a aquella que no ha dormido en periodos largos.

Dormir es una de las actividades en las que más invierten las personas. En teoría los seres humanos deberían dormir entre 7 y 14 horas diarias, dependiendo de la edad. Sin embargo, la realidad es otra: la tercera parte de la población en México (43 millones de habitantes) duerme menos de las horas recomendadas debido a un trastorno del sueño como el insomnio, el cual padecen más de 18 millones de mexicanos.

Las causas que detonan este y otros trastornos son muy variadas, pero las más frecuentes son principalmente una mala higiene del sueño, la falta de actividad física, alimentación deficiente, estado de ánimo y preocupaciones a causas de temas socioeconómicos, entre otras.

“Dormir es una necesidad y una obligación para el cerebro. Una persona puede ponerse en huelga de hambre o agua hasta morir, pero nadie puede ponerse en huelga de sueño porque en unas cuantas horas el cerebro nos obligará hacerlo, aunque estemos en una situación peligrosa”, aclaró el Doctor Jiménez-Genchi.

Una recomendación para toda la población es mantener una correcta higiene del sueño, es decir, llevar a cabo 10 sencillos pasos para lograr un sueño reparador y efectivo que promueva el estado de alerta durante el día.

  1. Mantener un horario fijo para acostarse y levantarse, incluidos fines de semana y vacaciones.
  2. En la cama, evitar realizar actividades diferentes a dormir (comer, ver televisión, hablar por teléfono, por mencionar algunas).
  3. Realizar cada noche una rutina de acciones que ayuden a prepararse mental y físicamente para dormir, como: lavarse los dientes, ponerse la pijama y/o técnicas de relajación.
  4. Evitar el uso de tecnología en la recámara.
  5. Retirar relojes de la habitación.
  6. Evitar las siestas durante el día.
  7. Evitar, por la tarde y por la noche, el consumo de cafeína, alcohol y tabaco.
  8. Realizar ejercicio físico moderado y regular por la mañana, nunca antes de dormir.
  9. Mantener el dormitorio a una temperatura agradable (19-22º C) y con niveles mínimos de luz y ruido.
  10. Si no es posible conciliar el sueño (especialmente por preocupaciones), se debe levantar, hacer alguna lectura y volver a la cama nuevamente cuando llegue el sueño

El Día Mundial del Sueño, se celebra a nivel mundial el viernes previo a primavera. Este año es el 13 de marzo y tiene como objetivo concientizar a la población de lo importante que es dormir adecuadamente en calidad y cantidad. Es un llamado universal para adoptar una postura respecto a la importancia de tener un sueño saludable para lograr una mejor vida y un mejor planeta.