La hepatitis C podría erradicarse en México

165

“México tiene la capacidad, la infraestructura y las herramientas necesarias para lograr la erradicación de la hepatitis C, como se logró con padecimientos como la poliomielitis o viruela, pero se requieren planes a largo plazo que incluyan la realización de pruebas de diagnóstico, la simplificación del modelo de atención para los pacientes, la ampliación de los centros de referencia y el acceso oportuno al tratamiento dentro de los sistemas de salud”, aseguró Lucía Brown, directora de Proyectos de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática.

Y es que de acuerdo con la doctora Graciela Castro, presidenta de la Asociación Mexicana de Hepatología (AMH), en México se estima que son entre 400 mil y 600 mil mexicanos quienes están infectados por el virus de la hepatitis C, enfermedad que de no ser diagnosticada y tratada a tiempo puede ocasionar padecimientos graves como cirrosis hepática y cáncer de hígado con un desenlace fatal, en el peor de los casos.

La Dra. Castro agregó que “México cuenta con los tratamientos innovadores que curan la enfermedad de 8 a 12 semanas, por lo que es necesario incrementar los esfuerzos de detección y acceso al tratamiento de la hepatitis C en nuestro país, para reducir en 90% el número de nuevos casos para el año 2030, de acuerdo con la meta de eliminación establecida por la Organización Mundial de la Salud”.

Añadió que la hepatitis C podría ser la primera enfermedad infecciosa viral crónica en ser eliminada, lo cual sentaría un precedente para otros padecimientos. “Estamos hablando de la primera enfermedad infecciosa viral crónica que puede ser eliminada, al contar con medicamentos antivirales de acción directa que actualmente ya están disponibles en el IMSS, el ISSSTE y el Seguro Popular. Si México pudo erradicar la viruela y la poliomielitis a través de vacunas, no hay duda de que podemos con este reto”, puntualizó.

Al ser una enfermedad silenciosa que no presenta síntomas fácilmente identificables, el diagnóstico oportuno es crucial para que no progresen los efectos. Por tal motivo, el doctor Jorge Luis Poo, director Médico del Grupo Amhigos del Hígado AC, hizo un llamado a la población a realizarse la prueba de detección, sobre todo si han recibido una transfusión sanguínea antes o durante la década de los noventa, pero también si son o han sido usuarios de drogas intravenosas o se han realizado algún tatuaje o perforación, e incluso si se han tenido relaciones sexuales sin protección.

Respecto de la realidad que enfrentan los mexicanos que viven con Hepatitis C, José Antonio Oñate, director de la Fundación Hepatos Aión, A.C., agregó que desafortunadamente los pacientes son diagnosticados de manera fortuita y no por campañas de detección realizadas por la seguridad social. “Generalmente son diagnosticados cuando van a donar sangre, cuando se realizan estudios de rutina, o cuando llegan al hospital por complicaciones de una cirrosis avanzada, por lo que es necesario llevar a cabo acciones que faciliten el diagnóstico y la detección temprana”, apuntó.

Otra problemática a la que se enfrentan los pacientes, dijo Miriam Castellot, presidenta Ejecutiva de Unidos por una Vida Mejor, AC, es el acceso al tratamiento, y afirmó que “la mayoría de las veces, las instituciones de salud le dicen a los pacientes que no hay tratamiento y que no pueden hacer nada. Por ello, es muy importante dar seguimiento a todos aquellos pacientes que fueron tratados previamente con el método anterior y no obtuvieron resultados favorables, sobre todo porque hoy en día ya hay medicamentos antirretrovirales de acción directa que los pueden curar”.

Es importante mencionar que este 28 de julio se conmemora el Día Mundial Contra la Hepatitis.