Finca Nueva Esperanza, café premium de Chiapas

3071

A fin de mantener su apuesta por el café premium y el impulso al café del país, Starbucks México presenta ahora Reserve México Finca Nueva Esperanza,

“Starbucks México se enorgullece de ofrecer un producto 100% mexicano a todos los amantes del café en nuestro país. Starbucks Reserve México Finca Nueva Esperanza es una oferta de café exclusivo que enaltece la labor de los caficultores chiapanecos y nos acerca a la cultura del café desde una experiencia totalmente nueva, con un sabor único de notas cítricas de limón y el toque de dulzura de la almendra”, informó Daniela Ortiz Lezama, directora de Mercadotecnia de Starbucks México.

“Como toda la línea Reserve, México Finca Nueva Esperanza es una edición limitada con una producción de mil 800 bolsas de este excelente grano. Nuestros clientes podrán disfrutar esta nueva opción de café a partir de este 10 de marzo y hasta agotar existencias, en las tres tiendas Starbucks Reserve de la Ciudad de México: Starbucks Reserve Arcos Bosques, Starbucks Reserve Masaryk Spencer y Starbucks Reserve Moliere 222”, agregó Ortiz Lezama.

La experiencia de este nuevo grano 100% mexicano comienza con la historia de la finca del mismo nombre, Finca Nueva Esperanza, ubicada en La Concordia, Chiapas, área natural de selva tropical al suroeste del país que produce café orgánico desde 1960. Este café proviene de una sección de 10 hectáreas de la finca (que en su totalidad mide 300 hectáreas), localizada a una altura de más de 1,400 metros de altura.

“Para mí y mi familia es un gran orgullo que nuestra tradición y amor al café siga floreciendo después de 56 años, que fue cuando iniciamos con Finca Nueva Esperanza. Detrás de cada taza de café hay un esfuerzo de mucha gente, más de 60 personas en época de cosecha. Producir café con el equilibrio entre acidez, aroma y cuerpo es nuestro objetivo día a día”, dijo Celia Moreno, propietaria de Finca Nueva Esperanza.

Finca Nueva Esperanza, ubicada a cuatro horas de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, fue comprada por Ricardo Baumann Brenner y su esposa Celia Moreno en 1960. Tras el fallecimiento de Ricardo, trece años después, Celia dio continuidad a la producción de un café de gran calidad, con un meticuloso manejo en todos los procesos, desde la plantación de semilleros, creación de un vivero, cultivo, recolección y procesamiento de secado. Actualmente, Celia y su hijo Alan son los responsables de continuar con esta tradición que suma más de 50 años de historia.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *