El reto posparto de las mamás millenial

228

Una de las etapas más esperadas y deseadas por las mujeres es la maternidad. Son días llenos de alegría pero también de mucho miedo, sobre todo después de dar a luz.

No es un secreto que una vez llegado el bebé, la recién estrenada mamá enfrenta una serie de situaciones que la hacen sentir vulnerable y desconoce cómo solucionarlo, ya sea por pena o porque simplemente considera que es un problema menor.

Sin embargo, la falta de atención médica puede generar una consecuencia mayor en el futuro tanto para ella como para su recién nacido y la gente a su alrededor.

Bien dicen que la falta de conocimiento provoca miedo, y es justo la información lo que hará la diferencia entre una Mamá vulnerable y una Mamá millennial empoderada.

Es por ello que la misión de Armstrong Laboratorios es liderar la difusión del conocimiento particularmente en el área de Dermatología Armstrong, a fin de crear una red informativa fidedigna que acompañe y empodere a las mamás millennial mexicanas en temas sobre dermatología para ella y su bebé.

Alopecia

Durante el embarazo y parto, el cuerpo de la mujer ha sufrido cambios tan drásticos que las probabilidades de presentar consecuencias postparto son inevitables, una de ellas es la pérdida de cabello, conocida como alopecia.

Las mamás millennial sufren por esta caída de cabello, la cual se manifiesta de forma irregular y progresiva en una zona determinada. Asimismo, la calidad estética del pelo disminuye, tornándose delgado, opaco y quebradizo, y todo debido a un desequilibrio hormonal, durante el tercer o cuarto mes después del parto.

Así que todo este proceso es natural y los dermatólogos especialistas aseguran que esto lo viven 1 de cada 2 nuevas mamás. La buena noticia es que es reversible, solo es importante la alimentación sana y utilizar productos como shampoos que aumenten la calidad de nutrición celular del cabello, así como devolver su estructura estética, haciéndolo fuerte y bello.

Dermatitis atópica infantil

Con relación a la piel del bebé, la dermatitis atópica infantil es una enfermedad crónica de la piel que cursa con inflamación y que se manifiesta por medio de piel seca, o “granitos” en las mejillas, pliegues de codos y rodillas, cuello, comezón intensa, piel enrojecida e irritada y en algunos casos sobreinfección, misma que agrava y hace que este padecimiento perdure.

Antes de que se presenten estos síntomas, es importante brindar adecuada protección de la delicada piel del bebé con hidratación y emoliencia, inclusive desde el momento del baño con el uso de productos para la higiene que aporten no solo hidratación, sino también limpieza sin dañar la piel, por tal motivo no se recomienda el uso de jabones comunes y accesorios como esponjas o estropajos.

Posterior al baño es importante humectar la piel por lo menos dos veces al día con emolientes (hidratantes) específicos que eviten la aparición de cualquier lesión en la piel, es recomendable que para su vestimenta se utilicen telas hipoalergénicas, como algodón o lino, y evitar a toda costa la presencia de perfumes, aromatizantes o suavizantes de ropa.

Todas estas medidas incrementarán de manera positiva el vínculo entre Mamá y bebé, ya que ambos se regalan la oportunidad de conocerse y brindarse amor.