El oído: el único de los sentidos que es reemplazable

1267

El oído es el órgano que se encarga de transmitir los sonidos exteriores hacia el cerebro a través de su estructura conformada por el oído externo, medio e interno, cuando alguno de estos falla, su fisionomía tiene la nobleza de ser reparado y restablecer así la audición. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en México se ha logrado la restitución de la audición entre 400 y 500 personas, aproximadamente.

Cuando se escucha la voz de un ser querido o de una persona importante, a nivel químico se libera serotonina y dopamina lo que provoca que se experimente una sensación de bienestar y alegría. Sin embargo, a nivel auditivo suceden procesos complejos para que al cerebro llegue la información traducida en sonidos.

La voz o cualquier otro sonido se traducen como impulsos eléctricos debido a las ondas sonoras que se transmiten por el aire y éstas llegan al oído externo, también conocido como pabellón auditivo (la parte visible del oído o la oreja), esta parte del oído capta las vibraciones sonoras y las transmite al oído medio a través del conducto auditivo externo.

El oído medio contiene el tímpano (una fina capa de tejido) y tres huesos diminutos (llamados «cadena de huesecillos»). El sonido hace vibrar al tímpano y la cadena de huesecillos amplifica estas vibraciones y las trasmite al oído interno.

En el oído interno se encuentra una cavidad en forma de caracol (cóclea) que contiene líquido y está recubierta por cuatro filas de diminutas células ciliadas. Cuando las vibraciones avanzan por el líquido, las células ciliadas externas se contraen y amplifican el sonido.

“El oído es una pequeña estructura fascinante y noble, ya que a través de mecanismos imperceptibles para nosotros es que tenemos la capacidad de escuchar, pero que puede dañarse con facilidad a través de diferentes situaciones como: cortes, rasguños, introducción de objetos, golpes en la cabeza o en la oreja, entro otros; afortunadamente su nobleza permite que este sentido sea el único que puede reemplazarse a través de soluciones auditivas”, aportó, Jimena Atuán Rodas, especialista en Audiología, Foniatría y Otoneurología de Med-El.

Actualmente, la empresa proveedora de sistemas de implantes auditivos, cuenta con cinco soluciones que ayudan a no perderse de ningún sonido de la vida:

Implantes cocleares. Ayuda a restaurar el sentido de la audición en personas con pérdida auditiva neurosensorial de severa a profunda.

Estimulación eléctrico acústica combinada. Enfocada en las personas que no pueden oír los sonidos de alta frecuencia.

Implantes de oído medio. Es la solución ideal para las personas que no experimentan ninguna mejora con los audífonos convencionales o no pueden utilizarlos por razones médicas. Este suele ser el caso de personas con pérdida auditiva permanente después de una intervención quirúrgica en el oído medio, o cuando no pueden utilizar audífonos debido a la inflamación crónica del conducto auditivo (es decir, otitis externa).

Implantes de conducción ósea. Puede ser una solución eficaz para personas con pérdida auditiva permanente tras una operación en el oído medio, malformaciones o, en general, con pérdida auditiva conductiva o pérdida auditiva mixta.

Sistema de conducción ósea. Es una opción de tratamiento para personas con pérdida auditiva conductiva o neurosensorial unilateral profunda. Este sistema no requiere intervención quirúrgica, es de fácil manejo y gran comodidad de uso.

El oído es un sentido muy poderoso, pero puede ser propenso a perderse. Si ya hay se presenta algún grado de hipoacusia es de suma importancia atenderse.