Diagnóstico de Hidradenitis puede tomar hasta 8 años

297

La Hidradenitis Supurativa (HS) es una enfermedad sistémica, inflamatoria, crónica, recurrente y progresiva que se manifiesta en la piel. Es devastadora para quien la padece e impacta gravemente la calidad de vida de entre el 1 y 4 por ciento de la población mundial. Sin embargo, en México no existen cifras exactas sobre su prevalencia, destacó la doctora Gladys León Dorantes, Presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD).

Lo anterior se dio a conocer en el marco de la presentación de la Primera Encuesta en Pacientes Mexicanos con Hidradenitis Supurativa, resultado de una colaboración entre la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), y la Academia Mexicana de Dermatología (AMD), debido a que no se conoce mucho sobre la enfermedad y su incidencia en México.

La doctora León Dorantes expuso que la enfermedad se caracteriza por la aparición periódica de nódulos dolorosos y abscesos, formación de fístulas que secretan líquido purulento que tiene mal olor y van dejando cicatrices. Subrayó que “tiene un alto impacto en la vida diaria de los pacientes, por ello este reporte constituye una contribución para entender su situación y recibir mejor atención dermatológica”.

En su oportunidad, la doctora Linda García Hidalgo, presidenta de la Academia Mexicana de Dermatología (AMD), dijo que el padecimiento no tiene cura. Su tratamiento es complejo y varía en función de la severidad de la enfermedad y las características de cada paciente. Sin embargo, existen opciones terapéuticas que pueden mantener a la enfermedad en remisión y, sobre todo, sin progresión a largo plazo, aclaró.

“Actualmente los mexicanos con Hidradenitis Supurativa moderada o severa no cuentan con opciones de tratamiento que ofrezcan control a largo plazo en las instituciones públicas de salud, por lo que es importante que la comunidad médica, las autoridades de salud, y la sociedad civil, trabajemos de la mano para brindarle mayores opciones de tratamiento a estos pacientes”, alertó la doctora García Hidalgo.

Por su parte, la doctora Lorena Estrada, jefa del Departamento de Dermatología del Hospital “Adolfo López Mateos” del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), detalló que la enfermedad se manifiesta en áreas anatómicas donde existe mayor concentración de glándulas sudoríparas apócrinas, como axilas, zona sub e intermamaria, zona inguinal, genitales externos, glúteos y zona perianal.

“Las lesiones son dolorosas, se agrandan y supuran. Con frecuencia causan complicaciones que incluyen sobreinfección, así como cicatrices hipertróficas y retráctiles que ocasionan que los pacientes no puedan sentarse o no puedan mover los brazos, lo cual afecta su calidad de vida”, añadió Estrada Aguilar.

Y es que, además de esas repercusiones, también afecta a nivel emocional, económico y social, toda vez que el 49.2 por ciento de los pacientes sufre depresión e incluso la idea de suicidio es dos veces mayor que en la población general. “Debido a la depresión, dolor, sobreinfección, hospitalizaciones o recaídas los pacientes presentan ausentismo laboral o temen perder su trabajo ante la estigmatización y aislamiento”, alertó.

Los primeros síntomas aparecen en edades tempranas, generalmente entre los 15 y 20 años de edad y su prevalencia es de tres mujeres por cada varón. La doctora Lorena Estrada aseguró que no se han encontrado causas específicas y se considera una enfermedad multifactorial, aunque en aproximadamente el 55 por ciento de los casos se ha encontrado que el paciente tiene antecedentes familiares.

Finalmente, las doctoras Gladys León Dorantes y Linda García Hidalgo hicieron un llamado a las autoridades del país, así como al gobierno entrante, para “atender urgentemente las necesidades médicas no cubiertas de los pacientes con HS en las instituciones públicas de salud con el fin de mejorar su calidad de vida y bienestar”, al tiempo de reiterar la apertura de las organizaciones que presiden para tales efectos.