Apoyemos a los artesanos mexicanos

1280

Más de 10 millones de mexicanos viven de la artesanía en México, de los cuales alrededor de 7 millones viven en situación de pobreza y marginación en pleno siglo XXI.

En 2016 nace Someone Somewhere, previamente conocida como Flor de Mayo, una marca de ropa cuyo objetivo es cambiar la vida de nuestras comunidades indígenas. Al mismo tiempo, pretende revolucionar el mundo de la moda mexicana mediante el uso de técnicas ancestrales y artesanales de alta calidad y así crear una nueva tendencia social.

Viajeros, aventureros, apasionados de la moda y el diseño mexicano, pero sobre todo creyentes fervientes de la vida, son el público objetivo de la que promete ser una marca pionera en el cambio en México. Busca inspirar a más empresas responsables, ya sean emergentes o consolidadas, a seguir su ejemplo de empoderamiento y preparación para aquellas personas que viven de sus tradiciones.

El 27 de abril, en el marco de su presentación como marca en un día de prensa y un cóctel, Someone Somewhere dio a conocer por primera vez su campaña de lanzamiento a través de la famosa plataforma Kickstarter, misma que permite a sus usuarios conocer la marca, preordenar los productos y apoyar económicamente al proyecto, obteniendo así una recompensa material y agradecimientos especiales.

Además de dicha campaña, se dieron a conocer más de 40 productos nuevos entre los cuales destacan gorras, camisas, playeras y una línea de equipaje, diseñados por Uriel Serrano, director creativo de la marca, con una colaboración especial de Lourdes Villagomez. Por primera vez en la historia de la empresa social, se tuvo el placer de trabajar con seis comunidades indígenas de los estados de Puebla, Chiapas y Oaxaca, cada una aportando un tipo de bordado distintivo.

“México está lleno de artesanos con increíble talento que sufren para dar a conocer su trabajo y adaptarlo a las tendencias de hoy en día. Al mismo tiempo, millones de jóvenes estamos buscando hacer compras más inteligentes, que tengan un impacto más allá del utilitario. Cuando conectas dos mundos tan diferentes de una forma que beneficie a ambos, cosas grandes suceden”, comentó José Antonio Nuño, director general y cofundador de esta iniciativa, quien con sus socios Enrique Rodríguez, Fátima Álvarez y José Miguel Cruz y Celis, decidió tomar acción para cambiar la situación de los indígenas mexicanos, fusionando así su pasión por la filantropía y por los negocios.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *