Proyectos productivos para contrarrestar migración

1617

Con el apoyo de la comunidad internacional, los gobiernos de México, El Salvador, Guatemala y Honduras iniciaron en la Ciudad de México los trabajos y acciones del “Plan de Desarrollo Integral”, enfocado a crear proyectos productivos en el sector rural de Centroamérica, generadores de empleo y bienestar en la población, así como para contrarrestar el fenómeno migratorio en la región.

Durante la Reunión de Alto Nivel sobre Migración, Desarrollo y Seguridad Alimentaria en Mesoamérica, organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, afirmó que en México “estamos convencidos que atender las causas que originan el fenómeno migratorio es una condición para que ésta sea opcional, no forzada”.

Acompañado por el director general de la FAO, José Graziano Da Silva, el titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) indicó que “estamos trabajando para demostrar al mundo entero que se puede prevenir y controlar este fenómeno si hay desarrollo, empleo y bienestar para todos en los lugares de origen”.

En ese sentido, informó que con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras, hemos decidido construir un “Plan de Desarrollo Integral”, con acciones que van a generar desarrollo y oportunidades a nivel local. “Esta es una causa justa que ya está concitando el apoyo de la comunidad internacional y no dudamos que será exitoso”.

Villalobos puntualizó que el éxodo de un gran porcentaje de los migrantes está asociado a la crisis del sector cafetalero por la baja del precio del café, es por ello que para revertir esa situación se trabajará conjuntamente en fortalecer la competitividad en la región con acciones de mejoramiento genético, innovación y mecanización de pequeños cafetales, transferencia de tecnologías para mitigar brechas, mejorar resilencia y abatir costos de producción.

Además, se instrumentarán esquemas de promoción en consumo de café en países incipientes pero potenciales compradores como China, financiamiento de largo plazo para renovación de cafetales y encadenamiento productivo así como saneamiento de carteras vencidas, campañas sanitarias y sistemas de alerta temprana.

Apuntó que una sociedad que busque ser incluyente y quiera construir un futuro sustentable, debe convertir su sector agrícola en eje para el desarrollo, en fuente de bienestar para los territorios rurales y en base para garantizar la seguridad alimentaria de la población.

“Al mismo tiempo nos permite reiterar nuestro apoyo al cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo Sustentable (ODS) 2030, donde México es congruente con los ODS, al colocar como objetivos prioritarios nacionales la seguridad alimentaria con soberanía y el rescate de su agricultura”, precisó Villalobos Arámbula.

El director general de la FAO, José Graziano Da Silva, destacó el rol de liderazgo de México y su voluntad política para la iniciativa de desarrollo en la región que tendrá múltiples soluciones económicas, sociales y ambientales, a efecto de trabajar unidos en los temas estructurales, y dijo que la migración debe ser un acto voluntario no forzado.

Aseguró que en esta Reunión de Alto Nivel, la atención está enfocada en esa mitad del fenómeno migratorio mesoamericano, que tiene su origen en el mundo rural, donde dos tercios de la población son fuertemente afectados por el cambio climático y más de un tercio de los jóvenes rurales no tienen empleo y pocos cuentan con uno formal de calidad, además dos tercios de la superficie es regularmente afectada por sequías severas.

Por su parte, el subsecretario para América Latina y El Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes Zúñiga, refirió la participación de la FAO, congresistas, legisladores, académicos y especialistas para que la migración sea segura, ordenada y regulada, así como para abrir oportunidades en los países de origen.

Todo esto, añadió, a través de una visión integral con acciones para atender el fenómeno migratorio que permitan erradicar la pobreza, el hambre y generar oportunidades en Centroamérica, con un cambio del paradigma en la migración de la zona.