Kalimori, comunidad para adultos con discapacidad intelectual

432

Bien vale la pena visitar Kalimori. No solo porque se encuentra en el bello Pueblo Mágico de Malinalco, en el Estado de México, sino porque esta residencia es un hogar lleno de amor y comprensión para adultos con discapacidad intelectual.

En septiembre de 2017 nació Kalimori por la inquietud de diversos padres de familia con hijos que presentaban alguna discapacidad intelectual funcional y que en su momento buscaron proveerlos con alternativas de desarrollo integral. Al detectar los diversos requerimientos para estos niños que pronto se transformarían en adultos, decidieron llevar a cabo esta gran empresa.

El objetivo no es nada simple: Promover una vida independiente con los apoyos necesarios para desarrollar el máximo potencial de las habilidades de cada uno de ellos.

¿Qué se puede encontrar en Kalimori? En principio, la bella residencia de amplios espacios y rodeada de cuidados jardines, el huerto y el invernadero que son atendidos por ellos mismos.

En una extensión de cuatro hectáreas (40 mil metros cuadrados), las barreras físicas no existen, por el contrario, poco a poco se van descubriendo las habilidades individuales que les permitirán a estos adultos con discapacidad desarrollar su potencial integral, y en ocasiones, encontrar un empleo fuera de la comunidad.

Entre los diversos talleres con los que cuenta, están: horticultura, cocina, cerámica, manualidades, además de clases de natación y paseos culturales, lo que permite que cada uno de ellos genere confianza y autoestima en un ambiente familiar, además de la integración con la comunidad de, en principio, Malinalco.

Actualmente, Kalimori cuenta con tres modalidades:

Programa de residencia permanente. Comprende los siete días de la semana, mediante el pago de una mensualidad. Actualmente solo hay 3 residentes permanentes.

Programa diurno de lunes a viernes. Se desarrolla de 10 de la mañana a 6 de la tarde, reservado para jóvenes y adultos de bajos ingresos procedentes de la localidad y los alrededores, que asisten becados y reciben la misma atención y capacitación que los residentes. Actualmente hay 5 adultos en esta modalidad.

Programa de fin de semana. Organiza actividades recreativas y de convivencia social, también mediante el pago de una cuota, al que asisten personas que radican en la Ciudad de México o localidades cercanas, y que puede incluir la pernocta y los alimentos de viernes y sábado, debido a que el domingo regresan a sus casas. En esta modalidad hay actualmente entre 15 y 20 personas.

Todo ellos son atendidos por expertos en los diversos talleres, siendo asesorados en todo momento por la directora técnica, Angélica Cuevas, quien diseña, coordina y monitorea las actividades que realizan los residentes.

De acuerdo con su historia, el proyecto Kalimori permite ser parte de un ambiente educacional que crea empleos, con un sentido de pertenencia, dignidad y respeto. “Buscamos desarrollar sus habilidades y capacidades de manera individual, considerando los talentos de cada residente, se busca lograr una constante interacción entre las personas y el ambiente”, concluye una de las socias fundadoras, Annette Arellano Schueg.

Si requiere más información, puede visitar la página web: kalimori.com