El Álamo, patrimonio de la humanidad por la UNESCO

658

Las Misiones de San Antonio han sido declaradas oficialmente Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La decision fue tomada el domingo 5 de julio durante el Comité Anual de Patrimonio Mundial de este organismo, que tuvo lugar en la ciudad alemana de Bonn.

Un listado con 22 lugares únicos incluidos de Estados Unidos, las cinco Misiones (incluido El Álamo) están tomando su lugar entre otras grandes instituciones históricas y culturales de América como la Estatua de la Libertad o el Salón de la Independencia en Philadelphia, además de tesoros naturales como el Gran Cañón y maravillas del mundo como la Gran Muralla China.

Las Misiones, que son la mayor colección de arquitectura colonial española en América del Norte, son la tercera inclusion de los Estados Unidos en la lista en los últimos 20 años.

Las Misiones de San Antonio simbolizan una época en la que el mundo estaba en plena expansión, los cultivos se entrelazaban y el panorama mundial cambió para siempre. Es el momento de «Remember the Alamo», la primera misión de San Antonio.

“Los Estados Unidos tiene una valiosa y poderosa historia que abarca una amplia gama de los pueblos, credos y experiencias. Las Misiones de San Antonio representan un elemento importante de nuestra historia, y la declaración de Patrimonio de la Humanidad les permitirá ser compartidas no sólo dentro de los Estados Unidos, sino con la comunidad internacional en general”, dijo Crystal Nix-Hines, embajadora y representante permanente de los Estados Unidos para la UNESCO.

Susan Snow, arqueóloga en el Parque Histórico Nacional de las Misiones de San Antonio, ha estado coordinando los esfuerzos de las comunidades para alcanzar la prestigiosa declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2007.

“Las Misiones de San Antonio son una representación tangible de todo lo necesario para que un sistema de misiones coloniales españolas funcione, todo dentro de una amena caminata a lo largo del río San Antonio. Estas misiones son un ejemplo vivo del intercambio de culturas que reúnen las influencias indígenas, españolas, mexicanas, y otras que hoy forman el sur de Texas. El intercambio cultural resultante es la esencia misma del gran crisol de los Estados Unidos”, agregó Snow.

“Las misiones de San Antonio son una historia viva de los pueblos y culturas que han conformado San Antonio y los Estados Unidos», dijo Casandra Matej, directora Ejecutiva de la Oficina de Convenciones y Visitantes de San Antonio. «La experiencia de hoy es una transformación que da la bienvenida a los visitantes en una comunidad donde se venera la historia y, donde los descendientes de las congregaciones originales todavía sirven en las parroquias católicas y su conservación es de suma importancia”.

Historia de las misiones

Las misiones de Concepción, San José, San Juan, Espada y San Antonio de Valero (el Álamo) suponen el mayor ejemplo de arquitectura colonial española de Norteamérica y fueron  construidas a principios de 1700 para convertir a los americanos nativos al cristianismo y ayudar a establecer esta región bajo la bandera de España.

Situadas a cada lado del río San Antonio, las cinco misiones únicamente distan 7 millas una de la otra.  Todas ellas sobrevivieron durante décadas casi intactas creando una cultura única que mezcla tradiciones nativas con las nuevas costumbres españolas recién adoptadas. En los años posteriores han estado bajo los imperios de México, la República de Texas y, por último, los Estados Unidos. Estas contribuciones todavía se ven en el moderno diseño de las calles y barrios de San Antonio.

Estas comunidades han construido las bases de un patrimonio histórico y emblemático de Texas proporcionando una experiencia única en los Estado Unidos. Conjuntamente, las misiones han dado forma a la personalidad de San Antonio, que se ha convertido en la séptima ciudad más grande del país. Su mezcla entre lo latino, lo nativo y las culturas occidentales se puede sentir en el patrimonio que surgió como resultado de la colaboración de los españoles y los nativos americanos y que salpican hoy el paisaje de Texas.

La experiencia de las misiones hoy

Como lugares históricos protegidos, actualmente las misiones reciben a millones de visitantes cada año. Todos, excepto El Álamo, siguen siendo parroquias católicas activas que sirven a las comunidades de los alrededores y, en algunos casos, ciudades donde aún viven los descendientes originales que fueron atendidos en su día por las misiones.

Hay muchas maneras de sumergirse en los días de la influencia colonial española, los viajeros pueden asistir a una misa con mariachis, hacer senderismo de misión en misión o simplemente disfrutar de un recorrido auto guiado.

Un paseo por un legendario río: Las misiones se encuentran ahora unidas por el recientemente ampliado Paseo del Río San Antonio, una red de senderos ajardinados que conecta la historia de la ciudad con los principales hoteles, restaurantes, teatros y demás lugares de entretenimiento de las misiones.  Este camino ofrece a los viajeros la oportunidad de caminar o realizar un recorrido en bici desde una misión a otra, así como realizar kayak a través de ciertas secciones del río.

  • Un viaje al pasado: Con sus fachadas de piedra caliza y pintorescos campanarios, las misiones nos transportan hoy a una época pasada. Todos están abiertos al público de forma gratuita. Las visitas permiten a los visitantes caminar por los jardines donde se vivieron y perdieron vidas. Desde viviendas a las iglesias, la historia se siglos pasados se hace eco a través de las fachadas de piedra y sus alrededores, incluyendo entre otros, el acueducto de la Espada, todavía en uso hoy en día.
  • Reviviendo la historia de El Álamo: El famoso Álamo es un icónico santuario que incluye el Museo Long Barracks que puede ser visitado con la ayuda de audioguías, numerosos edificios históricos y una tienda de regalos. Demonstraciones de la vida y la historia en la misión y representaciones de las luchas forma parte también de la oferta educativa de la moderna Álamo.



Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *