100 años de Whirpool

211

 

Whirpool Corporation cumple cien años y para su segundo siglo continuarán encabezando la vanguardia de la responsabilidad social corporativa. La compañía tiene una historia consolidada de dar apoyo a proyectos de mentoría, redes de diversidad y trabajos de desarrollo comunitario.

«La historia de Whirlpool Corporation ha estado guiada por principios de integridad y perseverancia desde que Lou Upton, Emory Upton y Lowell Bassford lanzaron el primer lavarropas con rodillo en 1911», dijo Jeff M. Fettig, presidente y CEO de Whirlpool Corporation. «A través de la Gran Depresión, de las dos guerras mundiales y de los rápidos cambios y desafíos económicos de los años más recientes, esos ideales han guiado nuestro crecimiento desde que éramos una pequeña compañía de venta de lavarropas hasta la operación global, diversificada, multimillonaria que somos hoy, y continuarán guiándonos al comenzar nuestro segundo siglo».

Para la marca, la responsabilidad social inicia en casa, adoptando el concepto de “Ecológicamente Whirlpool” no sólo para el desarrollo e innovación en sus productos, sino también como una práctica cotidiana en el trabajo y casa.

Congruentes con los principios y valores de la organización, en Whirlpool se entiende la responsabilidad social como el compromiso integral con todo lo que la rodea, comenzando con la gente, sus familias, las comunidades, la conservación del medio ambiente y la generación de Valor Social.

“Creemos firmemente en los principios de la responsabilidad corporativa, de alcanzar éxitos de una manera que honre la ética y el respeto hacia la gente, las comunidades y los recursos naturales”, ha mencionado también Jeff Fettig.

Para este enfoque, el esquema de responsabilidad social contempla cuatro vertientes:

  • Ética empresarial: Programas congruentes con los valores de la organización, que impacten en el desarrollo y ofrezcan soluciones a la comunidad en la que tienen presencia.
  • Medio Ambiente: Participación activa con asociaciones dedicadas al cuidado del medio ambiente.
  • Nuestra gente: Participación activa con asociaciones comprometidas con el desarrollo económico, social y ambiental.
  • Comunidad: Programa de donativos en especie para trabajar con organizaciones sin fines de lucro, gobierno, instituciones educativas y otras empresas para contribuir a mejorar la calidad de vida de otros.