Ruta para conocer Veracruz desde su gastronomía

179

Veracruz es uno de los estados de la república mexicana que más destacan por su gastronomía en todo el país. Sus platillos son producto de la fusión de la cocina tradicional prehispánica con los ingredientes y alimentos traídos por los españoles en el siglo XVI, además de diferentes creaciones originales de la región y una producción cafetera reconocida como una de las mejores a nivel internacional.

La gastronomía veracruzana tiene una amplia variedad de platillos, que pueden ser divididos por regiones: la Huasteca, al norte del estado; el Istmo, en la región central del estado; Sotavento, en la cuenca del río Papaloapan, y que incluye el puerto de Veracruz, y los Tuxtlas, que abarcan una gran variedad de ambientes y paisajes, pasando de las playas a la selva, la montaña y los manglares.

Para poder degustar una experiencia completa de la amplia variedad gastronómica que ofrece el estado de Veracruz, la plataforma ClickBus, líder en ventas de boletos de autobús en línea, presenta una lista de los 10 platillos que todo viajero debe probar cuando te encuentre en tierras jarochas.

Picadas. Son el antojito veracruzano más típico y conocido, tanto por su sencillez como por su sabor. Se trata de tortillas hechas a mano, parecidas a sopes, con salsa verde o roja, carne, crema y queso. Se encuentran en todo el territorio veracruzano y en la mesa de casi todas las familias.

Pescado a la veracruzana. Un platillo tan veracruzano que el propio nombre lo indica. Se trata de un huachinango o un robalo, dorado en mantequilla, horneado y bañado en una salsa de jitomate, morrón, cebolla y ajo. Se sirve con arroz o una ensalada, y se acompaña de aceitunas y alcaparras. Se encuentra también en la mayor parte del estado, pero es más característico de la región de Sotavento.

Chilpachole. Este plato consiste en un delicioso caldo con chile de chilpaya, jitomate y bolitas de masa, que le da una consistencia espesa y mucho cuerpo. Se sirve bien caliente y se prepara con pescado, camarones, pulpo o jaiba, siendo ésta última opción una de las preferidas por locales y turistas. Se puede degustar en la región de los Tuxtlas, así como en la de Sotavento.

Zacahuil. No hay mexicano que se resista a un buen tamal, y en el caso de los zacahuiles, es casi imposible. Se trata de un tamal enorme, preparado con masa martajada, chiles molidos, manteca y carne de puerco. Se prepara en la Huasteca y su tamaño es tan grande, que un solo zacahuil puede alcanzar para unos cien comensales.

Arroz a la tumbada. Un platillo emblemático de Alvarado y uno de los más importantes en la cocina veracruzana, es el arroz a la tumbada. Inspirado por la cocina española, se trata de un arroz originalmente preparado “al aventón” o “a la tumbada”, de donde tomó su nombre, y consiste en una preparación de arroz con jitomate, cebolla, ajos y muchos mariscos, como jaiba, pulpo y camarones. Se sirve aguado y es un plato representativo del Sotavento.

Chileatole. Aunque se prepara y es muy conocido en otras partes del país, el chileatole tiene su origen en Veracruz. Es un guiso caldoso de maíz y chile, espesado con masa y al que se le añaden pollo, cerdo o res, verduras y chile comapeño. Está presente con diferentes variaciones en casi todo el estado, pero destaca el chileatole de lengua, típico de la región central del Istmo, preparado con lengua de vaca, chile ancho y huevo.

Ratón. A pesar de su nombre, este platillo no tiene nada que ver con los roedores, es una sencilla preparación consistente en un chile jalapeño relleno de queso y asado a las brasas, y se puede consumir ya sea como botana, enrollado en una tortilla como si fuera un taco o como plato fuerte. El queso usado para preparar el ratón, en lugar de fundirse con el calor de las brasas, mantiene su consistencia e incluso absorbe el sabor del chile, dándole un carácter totalmente diferente al sabor original del queso. Se puede probar en las regiones de Sotavento y del Istmo.

Tempispis. Se les considera un platillo menor o antojito en la región central de Veracruz, en los rápidos de Jalcomulco, pero al ser un alimento común y del diario para la población, es un imperdible si se está de paso por la zona. Es una receta indígena, una especie de tamal o gordita de masa de maíz, con frijoles y envuelto en hoja de aguacate, la cual dota al tempispi de un sabor ahumado.

Carne de chango. El nombre exótico de este platillo no guarda relación con los ingredientes usados para prepararlo. Original de la región de los Tuxtlas, específicamente de Catemaco, este delicioso plato fuerte se elabora con carne de cerdo marinada en ajo, jugo de naranja y achiote. El guisado se ahuma por aproximadamente 3 horas, resultando en una carne suave y llena de sabor, que se acompaña chiles para darle picor.

Café Veracruz. Desde 2002, el café producido en 10 regiones caficultoras del estado, cuenta con la denominación de origen de Café Veracruz. Las regiones de Atzalan, Chicontepec, Coatepec, Córdoba, Huatusco, Los Tuxtlas, Misantla, Papantla, Tezonapa y Zongolica son las poseedoras de la denominación de origen. Este café se destaca por su intenso aroma, sabor especiado y cuerpo robusto, características que lo han hecho muy reconocido a nivel mundial y un producto de exportación hacia Europa y Estados Unidos. Coatepec es el destino con mayor tradición cafetalera, considerado la cuna del café mexicano y poseedor de cafeterías como el Café-Tal Apan, que cuenta con su propio museo del café, y el Café La Onza, que cuenta con su propio molino y tostador, donde también se pueden comprar granos para llevar.

Esta guía de platillos típicos de Veracruz es sólo una pequeña introducción a la vasta gastronomía del estado, suficientemente representativa para ofrecer una idea de las delicias que se pueden probar cuando se visita alguna de sus regiones.

No existe mejor forma de experimentar una cultura que a través de su comida, y al adentrarse en la cocina veracruzana, se podrá conocer mejor todo lo que hay detrás de este gran estado.