Papas a la francesa, de las guarniciones más queridas

307

Todos amamos las papas a la francesa. Son la guarnición ideal para los mejores platillos, la comida perfecta para compartir y el antojo favorito de muchos. Pero, ¿qué tanto sabes realmente sobre ellas? McCain, la marca experta en papas desde hace más de 60 años, tiene esta lista de datos sobre las papas a la francesa, para que conozcas un poco más sobre este snack tan popular.

No son francesas. Entonces ¿de dónde provienen? Existen diversas historias sobre el origen de las papas a la francesa. Sin embargo, de acuerdo con una de las versiones más aceptadas sobre su invención, las papas a la francesa nacieron en Bélgica alrededor del siglo XV. Los habitantes de pueblos pesqueros solían comer pequeños pescados fritos como parte de su dieta, pero cuando el río se congelaba en el invierno, su solución era freír pedazos de papa como sustituto. Actualmente, Bélgica está esperando una respuesta de la UNESCO, después de haber solicitado que se reconozca a la papa frita como un ícono del legado cultural belga.

Día Nacional. Se celebra el 13 de julio, al menos en Estados Unidos, país en el cual el habitante promedio come casi 14 kilos de papas a la francesa cada año.

Casa Blanca. Donald Trump no fue el primer presidente en ofrecer papas a la francesa como parte de un banquete en la Casa Blanca. Esto ya lo había hecho Thomas Jefferson en 1802, cuando incluyó “papas servidas a la manera francesa” en el menú de una cena en el recinto. Se dice que eran su snack favorito.

Museo. Existe un museo dedicado a las papas a la francesa en la ciudad de Brujas, Bélgica, llamado el “Friet Museum”. En él se puede conocer a fondo la historia de las papas a la francesa y, por supuesto, disfrutar de una degustación al estilo local.

McCain es uno de los productores de papas a la francesa más importantes a nivel internacional. Presente en más de 160 países, esta marca cuenta con papas en más de 10 presentaciones diferentes, desde las Super Wedges hasta las clásicas Corte Recto.

Aunque en México estamos acostumbrados a comer nuestras papas a la francesa de la típica forma americana (cubiertas con un toque de sal y acompañadas de salsa cátsup) hay varias formas diferentes de prepararlas dependiendo de la parte del mundo en la que te encuentres y cómo las prefiera cada quién. De ahí, parte de su magia.