La realidad detrás de una de las mejores proteínas

340

Existen muchas creencias alrededor de una de las proteínas más consumidas a nivel nacional: el atún. Gracias a su practicidad, versatilidad y aportes nutricionales, es uno de los alimentos predilectos de los mexicanos. Para estar bien informados sobre sus particularidades y consumo, Ernesto Boleaga, Innovation Project Manager de Pinsa Comercial (fabricante del Atún Dolores), destaca 6 puntos que debemos conocer sobre esta proteína natural por excelencia.

Mito: El atún crudo en filete aporta más proteína que el enlatado.

Realidad: El atún crudo o enlatado es un alimento que brinda una alta cantidad de proteína (22-26% aproximadamente), vitaminas y minerales que lo hacen una fuente rica en nutrientes. A diferencia de otras proteínas de origen animal, es altamente digerible por el organismo. En realidad, no existe una diferencia significativa en el contenido de proteína de ambas presentaciones del atún, además aportan por igual ácidos grasos Omega 3 que ayudan a reducir la incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Mito: Al atún enlatado se le adicionan muchos conservadores.

Realidad: En la actualidad, el atún enlatado no es adicionado con conservadores, contiene sólo ingredientes de origen natural que ayudan a mantener un mejor sabor durante su almacenamiento, ya sea en el almacén o en la cocina. El proceso de tratamiento térmico denominado como esterilización, ayuda a reducir el contenido de bacterias que pudieran causar deterioro del alimento y con el cerrado hermético, lo que ayuda a que el producto se conserva por 4 años, sin adicionar ningún conservador.

Mito: El atún tiene un alto contenido de mercurio.

Realidad: El mercurio es un metal que se encuentra distribuido en nuestro ambiente y está presente en una gran cantidad de alimentos, pero en concentraciones mínimas que no se considera un peligro para la salud.

Mito: La ventresca aporta más calorías por su contenido de grasa.

Realidad: Esta parte del atún se obtiene de su vientre, zona donde se acumula la grasa y en este caso aporta una mayor cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, que son grasas buenas que ayudan a contrarrestar el colesterol malo que afecta al sistema cardiovascular. Adicionalmente, el aceite de oliva extra virgen que contiene aporta propiedades saludables y complementa el sabor gourmet del producto.

Mito: No es un alimento versátil.

Realidad: El atún es un alimento que ha ido evolucionando en el ámbito de la innovación y buscando siempre satisfacer las necesidades del consumidor. Actualmente puedes prepararlo de muchas maneras diferentes para el gusto de todos los integrantes de la familia y en el mercado se puede encontrar en diversas presentaciones para que se disfrute de su variedad de sabor.

Mito: No se deben guardar las latas abiertas en el refrigerador.

Realidad: Cuando abres una lata de atún no es necesario terminarla en ese momento. Gracias a que el recubrimiento del interior del envase es aprobado para contacto directo con alimentos, puede funcionar como recipiente por un par de días para almacenarlo en refrigeración, conservando su sabor y nutrientes; sin embargo, es recomendable taparlo para evitar que pierda humedad. Si se requiere almacenar por más de 2 días, se recomienda vaciar en un recipiente plástico que asegure su correcta hermeticidad, por máximo 5 días.

También existen algunos mitos en torno a las presentaciones del atún, principalmente el enlatado:

Mito: El atún enlatado contiene plomo.

Realidad: Actualmente, los envases son fabricados de acero o aluminio con un recubrimiento interior que no permite el contacto del alimento con la lámina, lo que evita la contaminación del producto.

Mito: Consumir atún enlatado perjudica al medio ambiente.

Realidad: El aluminio puede tardar hasta 10 años en descomponerse, mientras que el vidrio o el plástico requieren hasta de mil años. El reciclaje es una de las prácticas que se está adoptando cada vez más en México por la industria del enlatado, para aprovechar los recursos y transformar el acero de las latas en otros envases o productos.

Mito: Si se abolla la lata, el atún ya no sirve.

Realidad: Cuando un envase presenta un golpe ligero no se afecta su hermeticidad y el producto puede ser consumido sin riesgo alguno para la salud; durante el diseño del envase se verifica que el calibre y temple de la lámina resistan la manipulación normal o pequeños golpes. Al respecto, la Cámara Nacional de Fabricantes de Envases Metálicos realizó un estudio donde se demuestra que con abolladuras ligeras se mantiene la hermeticidad del envase. Sin embargo, si se detecta una lata perforada o con abombamiento es importante no consumir el alimento y reportarlo a la compañía responsable de la marca.

El consumo de alimentos de origen marino es muy importante para una dieta sana y equilibrada, por ello es fundamental la información para cuidar nuestra salud. Atún Dolores es la marca líder de atún enlatado a nivel nacional gracias a los altos estándares de calidad que maneja, su preocupación por consentir a los paladares más exigentes de sus consumidores y la búsqueda de mejoras continuas para estar presente siempre en la mesa de todos los hogares de México.