La Poblanita, comida tradicional mexicana

236

Si de comida mexicana se trata, el restaurante La Poblanita se mantiene en el gusto de los paladares más exigentes. A  más de siete de décadas de haber abierto sus puertas al público, entre sus logros se encuentra el haber sido reconocido por ofrecer el chile en nogada más grande del mundo, así como el tener su propia marca de tequila.

Abierto al público en 1947, primero en Tacubaya y ahora con sucursales en Patriotismo y Virreyes, los tres en la Ciudad de México, La Poblanita se mantiene en el gusto de los comensales nacionales y extranjeros por tener en su carta durante todo el año los platillos más representativos de la cocina mexicana.

Así, los comensales, pueden disfrutar desde unas deliciosas chalupas, hasta un manchamantel con pollo o cerdo, sin dejar a un lado la pechuga azteca, filete poblanita, pipián con cerdo o pollo rojo o verde, o las tradicionales enchiladas o chilaquiles.

Claro, sin olvidar el platillo estrella: el mole poblano, considerado por la clientela como el mejor mole que se puede degustar en la ciudad.

O bien, el exquisito chile en nogada que año con año, a partir de agosto, espera con ansia la clientela. Con un peso promedio de casi un kilo, a La Poblanita se le otorgó un reconocimiento por preparar el chile en nogada más grande del mundo.

Y para esta temporada navideña cuenta con el tradicional  pavo relleno, bacalao y los infaltables romeritos. Patillos que se ofrecen en paquetes a fin de que las personas puedan degustarlos en familia, sin tener que salir de casa, porque ahora el restaurante, acorde a los nuevos tiempos, ofrece servicio a domicilio. Opción que está siendo muy solicitada por las empresas para sus festejos  de fin de año.

Romeritos, herradura de la suerte, pierna, lomo, corona, relleno, sopa navideña, ensalada de Nochebuena, consomé al oporto, ravioles y crema de manzana, son solo algunos de los platillos que forman parte del menú de esta temporada.

El crecimiento de este establecimiento ha sido tal a lo largo de más de 70 años de existencia que ahora ya cuenta con su propio tequila y vino. Claro, ambos con el sello de la casa.

Servicio, calidad y calidez es lo que distingue a este típico restaurante, cuyo dueño siempre está pendiente de la atención al cliente como buen anfitrión. El hecho de que este decorado al estilo mexicano es otro punto a su favor, porque es algo que gusta mucho al extranjero, quien disfruta su comida, acompañado de música mexicana.

Así que por todo esto y mucho más La Poblanita es el lugar perfecto para compartir el pan y la sal en familia, con amigos y para cualquier ocasión.