Chapulín celebra tres años de enaltecer la cocina mexicana

222

Con una animada velada que reunió música, arte y exquisita gastronomía, el restaurante Chapulín celebró tres años de vida. Concebido por Braulio Arsuaga, director general de Grupo Presidente, el lugar abrió sus puertas en 2014 con el objetivo de rendir homenaje a la riqueza gastronómica y cultural de México.

Su oferta es un recorrido por las diferentes regiones del país y su menú refleja la variedad de sabores, colores y aromas, desde la exquisita cochinita pibil hasta platillos con pato, ciervo, lechón, pescados y mariscos; además de deliciosas sopas, entradas y postres que se complementan con una amplia selección de cervezas, mezcales, vinos y cocteles.

La cocina de Chapulín está liderada por la Chef Josefina López Méndez, egresada de la Universidad Anáhuac Oaxaca, y quien se desempeñó como sous chef del restaurante Pitiona. Haciendo gala de su amplia experiencia y conocimiento, Josefina se ha desempeñado con gran soltura y profesionalismo, creando y reinventando sabores y sazones que satisfagan y sorprendan a los clientes.

El proyecto arquitectónico de Chapulín estuvo a cargo del despacho mexicano Sama Arquitectos, que desarrolló un concepto mexicano contemporáneo que juega con elementos como barro cocido, maderas de encino, mosaicos de talavera y granitos nacionales. Los muros del restaurante fueron elaborados por Adán Paredes, escultor, ceramista y artista multidisciplinario, quien utilizó 96 moldes para producir las 11 mil piezas de barro cocido que los forman.

Esta importante celebración fue el marco perfecto para la inauguración del tradicional “Altar de Muertos” que este año estuvo dedicado a leyendas musicales de reconocimiento y fama internacional como David Bowie, Amy Winehouse, Prince, Michael Jackson y Juan Gabriel, entre varios más.

La parte musical de la velada estuvo a cargo de Rosa Adame y Héctor Quijada, integrantes de La Lupita, quienes deleitaron a los invitados con algunas de las mejores canciones que interpretaron los Rock Stars homenajeados en el altar que decora el lobby del hotel.

Después del merecido recorrido musical, los invitados degustaron una exquisita cena de cinco tiempos con algunos de los nuevos platillos del menú como flor de calabaza rellena de requesón, tiradito de totoaba, carne en su jugo, pescado zarandeado y biscocho de violetas, entre otros.