Celebraciones decembrinas y el desperdicio de alimentos

176

Una de las temporadas más esperadas del año es la época decembrina debido a que se acostumbra realizar una reunión familiar o con los seres queridos, se preparan deliciosos platillos para compartir y en muchos casos y de acuerdo con la tradición, se realiza una posada. Desafortunadamente, durante estas celebraciones el desperdicio de alimentos se presenta con frecuencia, por ello Unilever comparte un par de recomendaciones para reducir el exceso de residuos alimenticios sin dejar de realizar y de disfrutar las actividades tradicionales:

Piñatas

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, esta tradición llegó a México en el siglo XVI. La piñata original debe tener siete picos que simbolizan los pecados capitales y éstos tienen que ser destruidos con los ojos vendados, con la ayuda de un palo que demuestra la virtud terminando con las tentaciones. Por su parte, el relleno representa las riquezas del reino de los cielos.

Se acostumbra que en el relleno de la piñata se agreguen frutas de la temporada, como tejocote, jícama, lima, caña de azúcar, mandarina y naranja, sin embargo, al momento de romper la piñata muchos de estos alimentos terminan aplastados e incomibles por los impactos que recibieron.

Por ello, se recomienda sustituir las frutas por pelotas de distintos colores que tengas en casa u objetos resistentes a los golpes y tener una lista que defina cuál de todas las frutas o alimentos elegidos por los organizadores corresponde a cada color, de esta forma no se pierde la tradición de recolección de frutos, pero se entregan directamente de manera higiénica, sin que estén dañados y, por lo tanto, reduciendo ampliamente la posibilidad de desperdicio.

Cena navideña

Durante las cenas navideñas es tradicional que cada invitado lleve un platillo para todos y de esa forma, cada uno pueda servirse el alimento que es de su preferencia. Sin embargo, por lo general esta actividad implica desperdicio de alimentos, debido a que todos los asistentes realizan platillos contemplando una ración grande sobre el número exacto de personas y olvidan que habrá muchos platillos más, lo que probablemente resulte en que sobrará una gran cantidad de comida.

Una forma de combatir el desperdicio de alimentos es que exista un encargado de preparar una cena de cuatro tiempos con una ración moderada por persona. Se recomienda que la cena incluya: entrada, guarnición, plato fuerte y postre. De esta forma, las raciones estarán definidas de acuerdo con la cantidad de asistentes, permitiendo así que no haya sobras excesivas de alimentos.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *