Seminario Internacional de Fomento a la Lectura en FILIJ

659

La vida de Bart Moeyaert puede sonar como un cuento de hadas. Sus cuatro abuelos trabajaban en un castillo llamado Gruuthuse, en Bélgica. Sus padres se conocieron y casaron en ese mismo lugar: Él era maestro y ella camarista del castillo. Juntos procrearon siete hijos, el más pequeño de ellos es Bart. Debido a una tradición imperial, el rey de Bélgica se convirtió en su padrino, al igual que de todos los hijos séptimos de las familias en su país.

Ahora, Bart Moeyaert visita por primera vez México y confiesa que está emocionado de conocer la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ).

Este lunes 10 de noviembre, el escritor que ha sido seleccionado como director artístico de la Feria del Libro de Fráncfort 2016 presentará la plática Escribir con lápiz. El mundo según Bart Moeyaert. Es una de las conferencias principales durante el primer día de trabajo del XVII Seminario Internacional de Fomento a la Lectura que se realiza en el marco de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

“Una de las preguntas más complejas de responder en estos años es por qué hay niños que aman la lectura, pero después pierden el interés cuando son adolescentes o cuando son adultos. Creo que esto puede estar relacionado con el papel de los maestros, porque cuando uno es niño los maestros son a quien realmente uno admira y tiene una relación muy personal con ellos. Si los maestros cuentan que algo les interesó o les emocionó de un libro, a los niños también les interesa saber lo que leyó su maestro. Esto se pierde cuando avanza uno de grados y en lugar de tener un maestro ya tiene varios y sólo te recomiendan libros de una lista”, contó Moeyaert en entrevista telefónica desde Bélgica.

La vida de Bart Moeyaert podría parecer un cuento de hadas desde algunos puntos de vista, pero sobre todo es la vida de un hombre que fue un niño con muchas inquietudes y necesidades de expresar sus sentimientos. A los 10 años hizo su primer periódico, que tenía siete copias y trataba sobre la vida de sus hermanos y sus padres. A los 12 años había hecho un escrito que a él le parecía muy largo y lo llamaba “mi primer libro”.

Cuando Bart tenía 24 años publicó un libro infantil que causó mucha sensación, llamado simplemente Manos / Bare hands. Era la historia de dos niños que, jugando, incurren en un accidente y matan al pato y mascota de un vecino. Ellos huyen, pero el vecino alcanza a atrapar  a su perro. Es la tarde previa al Año Nuevo y los niños viven un profundo conflicto emocional sobre lo que deberían hacer y sobre las decisiones equivocadas que habían tomado. Ellos quisieran llegar al Año Nuevo con su alma limpia, pero eso les requerirá acciones difíciles.

“Muchas personas me preguntan que si mis libros son autobiográficos, pero no. En realidad lo que hago es imaginar ciertos personajes y colocarlos en una circunstancia y después parecería que la historia se va escribiendo sola. No me gusta hacer maquetas o bocetos antes de escribir un libro, trato de imaginar cómo reaccionaría uno u otro personajes, según lo que a mí me ha tocado ver en la vida”, dice el hombre de 50 años cuyos libros han sido traducidos a 19 idiomas.

Después de Manos, el escritor Bart Moeyaert escribió un exitoso libro llamado Hermanos / Brothers, donde retrata las diferentes personalidades de niños y jóvenes que crecen juntos en una familia. Este libro fue llevado al teatro en el año 2000 e incluso se le pidió que participara como narrador de la obra. Ese día Moeyaert vio por primera vez a muchos de sus lectores.

Actualmente, Moeyaert no sólo escribe, lleva sus historias al teatro, a la radio y a todas las plataformas que puedan hacer contacto con los niños. Esa es la razón por la que viene a México para participar en el XVII Seminario Internacional de Fomento a la Lectura, que este año tiene como tema central La literatura y el juego: otra forma de habitar el mundo.

La edición 34 de la FILIJ se llevará a cabo hasta el 17 de noviembre en las Áreas Verdes del Centro Nacional de las Artes (Cenart), ubicado en Río Churubusco 79, esquina con Tlalpan, colonia Country Club. La entrada es libre




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *