Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños

532

El Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, encabezó la entrega del Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2013 que la Fundación para las Letras Mexicanas A.C otorgó al poeta de origen cubano, Aramís Quintero, por su obra titulada “Cielo de Agua”.

El Titular de la SEP se pronunció por ver a esta disciplina de las artes como una aliada única para “explotar talentos y capacidades” de la niñez mexicana y anunció que la dependencia que dirige imprimirá la obra galardonada, como una manera de reconocer el talento hispanoamericano.

En el gobierno del Presidente de  México, agregó, “tenemos claro” el compromiso de alcanzar una educación de calidad para todos. En esta tarea, consideró fundamental acercar a los niños al lenguaje, la música y la escritura por medio de los versos, ya que con ello obtendrán herramientas para expresar libremente todas sus posibilidades creadoras.

En su intervención, el Secretario de Educación Pública reconoció la obra de Quintero como parte de la herencia poética de Gabriela Mistral y a José Martí, por poner la poesía al servicio de los niños.

En su oportunidad, Miguel Limón Rojas, Presidente de la Fundación para las Letras Mexicanas, dijo que desde hace 10 años se ha convocado a este Premio a los poetas de países de habla hispana y se han recibido más de tres mil propuestas provenientes de alrededor de 25 países. Así, a la buena selección de títulos destinados al público infantil y juvenil que publica el Fondo de Cultura Económica, se han sumado los libros ganadores de este Premio.

Limón Rojas destacó que los maestros y los niños deben tener en cuenta que la poesía desmiente que los ejercicios de memoria estén condenados a ser inútiles, por el contrario, cuando se es niño y joven vale la pena aprender de memoria los versos que nos gustan, que nos dicen algo significativo, pues es por medio de la memoria, precisamente, que los hacemos nuestros para siempre.

Por su parte, el poeta de origen cubano, Aramís Quintero, afirmó sentirse afortunado por el premio y por el lugar donde lo recibió, el Salón Hispanoamericano de la SEP, lo que significa un lugar que representa la Educación y la Cultura como el más definitivo testimonio, el de los espléndidos murales del gran Rivera.

Agregó que las mayores felicitaciones por este concurso son para la Fundación para las Letras Mexicanas y al Fondo de Cultura Económica por haber creado y sostenido un concurso como éste, del cual, dijo, “la poesía no es el mero ornamento y divertimento que muchos creen, sino el más hondo y pleno de los caminos del idioma”.

Cabe señalar que este año la convocatoria del Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños contó con un registro de 387 participantes de diferentes partes del orbe, quienes fueron escrutados por el jurado que este año estuvo integrado por Beatriz Medina (Venezuela), Francisco Segovia (México) y Verónica Murguía (México).




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *