Las mujeres no están solas

638

La Cruzada Nacional Contra el Hambre ha encontrado en las mujeres a uno de sus aliados más importantes para la disminución rápida y sostenida de la pobreza, gracias a su participación en la vida económica y social de sus comunidades, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, ante indígenas tzeltales de este municipio de los Altos de Chiapas.

Durante un recorrido de supervisión en la aplicación de los programas sociales del Gobierno de la República, la titular de la Sedesol se reunió con habitantes de esta comunidad de gran tradición artesanal para hablar de la importancia de “jalar parejo” y de seguir organizándose para enfrentar con éxito los desafíos de la pobreza.

A las mujeres, que prácticamente desde niñas moldean el barro, la funcionaria federal les pidió no dejar de luchar para construir, con sus propias manos, un mejor futuro y “ganar voz y voto en sus comunidades, que se traducirá en mayor bienestar y democracia, así como en un mejor tejido social y familiar”.

Teniendo como marco un templete en cuyo pie fue colocada una gran variedad de piezas artesanales realizadas en barro, como jarrones, floreros, ollas multicolores, jaguares, floreros con cuello de cisne, la titular de la Sedesol se dijo “convencida de que si ustedes consiguen más espacios para participar en la vida económica, eso se traducirá en liderazgo, respeto, equidad y en una disminución más rápida y sostenida de la pobreza”.

La funcionaria federal dijo que como resultado de la coordinación con el gobierno estatal y municipales, y como parte de los trabajos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, hoy Amatenango del Valle, Chalchihuitán, Zinacantán, Larráinzar, Santiago El Pinar y Chenalhó, entre otros, son municipios que se preparan para activar proyectos productivos agropecuarios, de cuidado y reproducción de gallinas, siembra y cultivo de papa y chile habanero, así como textiles, entre otros.

La Cruzada, explicó la Secretaria, no es  solamente venir a darles de comer un día, sino ver que ustedes puedan salir adelante con sus propias manos. “Así como saben moldear el barro para hacer sus jarrones, sus platos, sus floreros, con esa dedicación que tienen para hacer las cosas bien, buscamos transformar su futuro para que con estos proyectos productivos puedan generar y tener mayores ingresos”.

En esta comunidad rodeada de pinos donde se venera al agua y al sol, pero también a Santa Lucía y San Francisco de Asís, en medio de la algarabía de la fiesta de San Antonio, la titular de la Sedesol supervisó el funcionamiento la estancia infantil “Trabajadores agrícolas”, con capacidad para recibir a 25 niños, lo cual permitirá a sus madres salir a trabajar.

Personal operativo del Programa de Abasto Social de Leche, Liconsa, informó a la secretaria Robles Berlanga que continúa el levantamiento del padrón y la entrega de tarjetas para la dotación y venta de leche subsidiada a 4.50 pesos el litro, que inicia con mil 352 niñas, niños, jóvenes y adultos beneficiados.

La Secretari mencionó que gracias a esta lechería, “por primera vez va a llegar la leche a Amatenango del Valle, por lo que los niños van a poder estar bien alimentados; por eso estamos trabajando, para que haya alimentos, para que todos tengan qué comer”.

Por su parte, la Gerencia de Diconsa en la zona explicó que su flotilla de camiones recorre semanalmente los más de 37 kilómetros que hay desde San Cristóbal de las Casas para llevar a los indígenas tzeltales los insumos de la canasta básica a precios preferenciales, para que puedan tener una alimentación más nutritiva.

También, con el Programa de Coinversión Social (PCS) se comienzan a impulsar en Amatenango del Valle 20 proyectos, que generarán 730 empleos.

Finalmente, reiteró a las mujeres chiapanecas que “no están solas; vamos a trabajar de la mano, con el corazón, para sacar adelante a sus familias, a sus hijos, porque sé que en sus pueblos hay hambre, pero no sólo de alimentos, sino de justicia y de vivir con dignidad”.

En Chiapas, la Cruzada Nacional Contra el Hambre intervendrá en 55 municipios, de los cuales 12 son prioritarios en una primera etapa. Uno de ellos es Amatenango del Valle, de difícil geografía y acceso, donde hoy la esperanza comienza a dibujar una sonrisa en los winik atel,  hombres y mujeres trabajadores, como se definen ellos mismos en su lengua original.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *