Implante subdérmico, visible a los Rayos X

3310

Fue presentada en México una versión mejorada del Implante Subdérmico, anticonceptivo hormonal, que proporciona acción hasta por tres años. Forma parte de los anticonceptivos clasificados como métodos reversibles de larga duración con lo cual las mujeres mexicanas cuentan con mayor número de alternativas para evitar un embarazo, de acuerdo con sus necesidades personales. Este método debe ser colocado por un médico previamente capacitado para su inserción.

Con el fin de que su implantación se realice en el lugar (cara interna del antebrazo) y profundidad (subdérmico) adecuados, ahora está precargado en un aplicador estéril desechable listo para usar. Para ubicarlo, una vez colocado se puede realizar una radiografía bidimensional para verificar su presencia, esto debido a su condición de radiopaco, es decir, puede ser detectado mediante una radiografía, ya que no permite el paso de los Rayos X.

Esta versión mejorada del implante, que sustituirá gradualmente a su versión anterior, mantiene las mismas características físicas en tamaño (4 cm de largo por 2 mm de diámetro), flexibilidad y con el mismo contenido de hormonas a base de progestágeno.

En México, el implante subdérmico forma parte del Cuadro Básico Interinstitucional de Medicamentos. La remoción del implante puede efectuarse como máximo a los 3 años de su inserción. También puede realizarse a solicitud y por decisión de la usuaria en cualquier momento, antes de agotar la duración total de la protección anticonceptiva. Si la usuaria lo solicita puede insertarse un nuevo implante si éste ya terminó su efecto o cambiar a otro método anticonceptivo.

Funciona por medio de un mecanismo que inhibe la ovulación y provoca cambios en la mucosa cervical, lo cual dificulta el paso de los espermatozoides. La acción anticonceptiva del implante es reversible y ofrece un pronto retorno a un ciclo menstrual normal después de su extracción.

Se puede decir que el conocimiento de la existencia de los métodos ha tenido grandes avances en los últimos tiempos; no obstante, el propósito de las políticas de salud reproductiva se enfoca en garantizar el acceso y el uso de los métodos para la planificación familiar, por lo cual hace falta enfatizar en las características y formas de empleo de los diferentes métodos.

De acuerdo con información de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2009, el 98% de las mujeres en edad reproductiva conocen o han oído hablar de por lo menos un método anticonceptivo, independientemente de si los han utilizado o no alguna vez en su vida. Por ello, ampliar las opciones de métodos anticonceptivos y hablar de sus beneficios es importante, para proveer a las mujeres más herramientas para elegir aquel que sea el más adecuado y se adapte a su estilo de vida, brindándoles comodidad y seguridad.

En México, el uso de anticonceptivos crece cada vez más, la distribución por condición de uso muestra que del total de mujeres de 15 a 49 años, la mitad (49.9%) son usuarias de algún método anticonceptivo y 14% declararon haber utilizado métodos alguna vez, pero han suspendido su uso en la actualidad. El 14.2% de las mujeres han recurrido a algún método hormonal, entre los que se encuentra el implante subdérmico.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *