Coolsculpting, adiós a los depósitos de grasa

824

Si bien el ejercicio y una dieta balanceada son fundamentales para mantener una figura esbelta y saludable, en ocasiones se generan depósitos en el abdomen, los flancos, las zonas internas de los muslos, así como en la espalda, los cuales son imposibles de eliminar a través de sólo un estilo de vida sano.

Para lograrlo, científicos de la Universidad de Harvard desarrollaron una tecnología que, por medio del frío, permite esculpir el cuerpo, sin realizar intervención quirúrgica alguna, convirtiéndolo en un método eficaz, seguro e inocuo para el paciente, de manera que ha sido aprobado tanto por la FDA (Food and Drug Administration o Agencia de Alimentos y Medicamentos o Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos) como por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Dicho método no invasivo, llamado Coolsculpting, se basa en el principio de la crio-lipo-lisis (destrucción de células grasas por congelamiento), e implica aplicar frío en la zona donde se acumula la grasa, la cual se solidifica y cristaliza, para posteriormente ser eliminada de forma gradual (en aproximadamente 90 días) por los glóbulos blancos de la persona, en un proceso fisiológico natural denominado apoptosis.

La aplicación de este método no ocasiona molestias y con una sesión de una hora por cada área que se desea esculpir, se generan cambios que gradualmente, y de manera definitiva, disminuyen el grosor de la grasa en varios centímetros, de forma natural, sin moretones, agujas y/o suplementos.

Generalmente, el tratamiento implica sólo una sesión, cuyos resultados comienzan a ser visibles tres semanas después de que se llevó a cabo el tratamiento y las mejoras continúan por 3 a 4 meses más, después de los cuales, la persona puede realizarse una segunda terapia, a fin de obtener un efecto mayor.

Es importante mencionar que este tratamiento está diseñado para beneficiar a personas cuyos hábitos de vida son adecuados, pero que aún el ejercicio más intenso no les permite bajar por sí mismos esos resistentes depósitos de grasa localizados particularmente en el abdomen, los flancos, la parte interna de los muslos, así como las partes alta y baja de la espalda.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *