Células madre y el infarto

488

Para la mayoría de los seres humanos la búsqueda de alternativas que ayuden al buen funcionamiento del corazón siempre resultan atractivas, sobre todo cuando las personas han sufrido un infarto, es por ello, que los nuevos hallazgos en este tema resultan alentadores para millones de pacientes.

En febrero de 2012, The Lancet publicó los resultados de un ensayo clínico que se llevó a cabo en el Instituto de Cardiología del Cedars Sinaía, Los Ángeles, el cual reveló que tras practicar una terapia con células madre cardíacas, se logra la regeneración del corazón.

El estudio fue aplicado a más de 20 pacientes en edad promedio de 53 años que habían sufrido un infarto, el cual había dejado daños en el músculo cardíaco. Los pacientes recibieron el tratamiento en el Instituto Cardiológico Cedars-Sinaí y en el hospital Johns Hopkins de Baltimore.

De estos pacientes, ocho siguieron un tratamiento convencional incluyendo medicamentos tradicionales, ejercicio y dieta.

El resto de los 17 pacientes recibió la innovadora terapia con células madre del corazón, obtenidas de su propio tejido, a través de una biopsia en la que con un catéter que se insertó en una vena en el cuello, los médicos extirparon pequeños trozos del tejido de este órgano.

El tejido se envió al laboratorio especializado del Dr. Marbán en el Hospital Cedars, donde se aplicaron los métodos que él creó para cultivar y multiplicar las células. Entre 12 y 15 millones de estas células cardiacas fueron reintroducidas con un catéter en las arterias coronarias de los pacientes.

Después de un año, los pacientes que se sometieron al procedimiento con células madre mostraron una reducción del 50 por ciento en el tamaño de la cicatriz provocada por el ataque, también reportaron un aumento considerable en el músculo del corazón sano después de este tratamiento, mientras que los pacientes tratados de manera convencional no presentaron reducción del tejido dañado.

“Luego de una década en la que se habían realizado ensayos de tratamientos con terapias celulares se logró este hallazgo, los resultados son considerables y han funcionado mejor en las pruebas que se han realizado con los seres humanos en comparación con los ensayos aplicados en animales”, afirmó el Dr. Eduardo Marbán, director del Instituto de Cardiología del Cedars Sinaí.

Estos resultados señalan que en el futuro se experimentarán cambios significativos en la forma de atención de los pacientes con infartos, así lo comentó el Dr. Shlomo Melmed. “Antes lo que los médicos hacíamos era tratar de minimizar el daño del corazón, destapando la arteria ocluida, ahora con estos resultados posiblemente existirá una tratamiento que regenere y revierta el daño causado por el infarto”.

El ensayo clínico fue parte de un estudio de investigación en fase 1 aprobado por el Departamento de Control de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y respaldado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung and Blood Institute).

Con este estudio se muestra que las consecuencias de un infarto se pueden revertir mediante una infusión de células madre y, probablemente en poco tiempo, habrá nuevas esperanzas para los pacientes mexicanos y del mundo.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *