A la moda con Veet

1009

Desde tiempos remotos, la depilación ha sido una práctica que tanto hombres como mujeres han ligado con los conceptos de belleza e higiene. Como muestra de ello basta observar a través de la historia cómo en  la Edad Media las mujeres utilizaban cremas elaboradas a base de sangre y grasa de animales para liberarse del vello. Para los griegos un cuerpo depilado era el ideal de belleza, juventud e inocencia, por ello echaban mano de abrasivos como la piedra pómez y de mezclas elaboradas con sangre de animales, resinas, cenizas y minerales.

Si bien es cierto que la depilación es un método cuyos orígenes se remontan a la era de las cavernas, también lo es que son las mujeres del siglo XX las que provocaron un auge cuando de forma atrevida comenzaron a utilizar prendas que dejaban al descubierto diferentes áreas de su cuerpo. Fue entonces cuando la necesidad de la depilación se hizo presente.

De acuerdo con la historiadora de moda Isis del Cueto el lugar en donde se generó el boom de la depilación fue París, cuna de la moda y aún en la actualidad marcador de tendencias.

En México no fue sino hasta años más tarde cuando las mujeres comenzaron a imitar a las europeas y norteamericanas, por lo tanto, se dieron a la tarea de utilizar diferentes métodos para lucir un cuerpo libre de vellos.

Con base en los resultados obtenidos a través de un estudio realizado por la marca de productos Veet, en México la depilación es una práctica común y bien percibida. El área del cuerpo que las mexicanas se depilan con mayor frecuencia son las axilas (87%), seguida de las piernas (76%) y el bigote (43%).

Uno de los principios de imagen menciona que el 83% de las decisiones las tomamos con los ojos, esto es porque compramos y escogemos lo que a la vista nos gusta. Esto da paso a la teoría de que es más fácil conseguir un empleo, entrar a un círculo social o incluso conseguir pareja si le parecemos atractivos al ojo humano y aunque la belleza es subjetiva, por contexto se tienen establecidos parámetros relacionados con la estética.

También se sabe que en especial el vello facial puede representar una barrera de comunicación, ya que se convierte en un elemento que cubre, que esconde, por lo que una persona sin vello en el rostro puede generar mayor confianza.

Con base en estos resultados se creó la línea Veet Suprem Essence diseñada especialmente para pieles delicadas, sutilmente perfumada con pétalos de rosa y  con aceites esenciales que hidratan la piel. Las diferentes presentaciones de la línea (spray, cremas, gel de ducha y bandas de cera fría) son una excelente opción para eliminar el vello del cuerpo y del rostro de manera rápida, efectiva, hasta por cuatro semanas, sin irritar la piel y sin el desagradable olor que caracteriza a las cremas depilatorias.

Al igual que en el pasado hoy por hoy, la mayoría de las personas perciben a una mujer depilada como limpia y cuidadosa de su imagen, pero lo importante es que una mujer se sienta cómoda con ella misma, ya que su imagen es una de las herramientas más poderosas para lograr sus objetivos: una mujer que se siente bella, se ve bella.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *