Día mundial del donador de sangre

476

Bajo el lema “Más sangre, Más vida”, este 14 de junio se celebra en todo el mundo el “Día Mundial del Donador de Sangre”. Estas acciones tendrán los objetivos de crear conciencia sobre la necesidad de sangre segura para todos los pacientes y agradecer a los donadores voluntarios no remunerados por su generosidad.

El lema del “Día Mundial del Donador de Sangre 2011”, “Más sanger, Más voda”, hace hincapié en la necesidad urgente  de aumentar en todo el mundo, y en nuestro país, el número de personas que donan sangre de forma voluntaria y habitual.

En México se recolectan menos de dos millones de unidades de sangre al año, lo que representa apenas el 2% de la población. Sin embargo se estima que menos del 4% de todas esas donaciones provienen de donadores voluntarios y frecuentes. Si bien en México están prohibidos los donadores remunerados, la mayoría de las personas acuden obligadas a donar sangre para un familiar.

De conformidad con la declaración de Melbourne de 2009, en la que se pide a los países que logren que en el 2020 la totalidad de las donaciones de sangre sean voluntarias y no remuneradas; así el “Día Mundial del Donador de Sangre” tiene como objetivo incrementar la donación de sangre mediante:

–         La concientización de que las transfusiones de sangre salvan la vida y mejoran la salud de millones de personas cada año.

–         La motivación de más personas para que se conviertan en donadores de sangre habituales, voluntarios y no remunerados, a fin de garantizar reservas de sangre suficientes para atender las necesidades nacionales, incluso en situaciones de urgencia.

–         El reconocimiento de los donadores habituales, voluntarios y no remunerados como modelos de conducta en materia de salud pública, pues es gracias a que tienen una vida sana y a que se someten a reconocimientos médicos periódicos que pueden donar sangre.

El alcance de los actos del “Día Mundial del Donador de Sangre” aumenta de año en año. Con ello, se pretende agradecer a las personas que, de modo voluntario, sólo por ayudar, ofrecen su sangre a otras personas que nunca llegarán siquiera a conocer.

Cada año se elige un país que alberga un acto mundial que constituye el centro de atención de la campaña publicitaria internacional y que también tiene el objetivo de prestar a poyo a los servicios nacionales de sangre, a las organizaciones de donadores de sangre y a otros grupos no gubernamentales para que refuercen y amplíen sus programas de donación voluntaria de sangre y apoyen las campañas regionales, nacionales y locales. El acto mundial de 2011 tendrá lugar en Buenos Aires y será albergado por el Gobierno de Argentina.

La necesidad de sangre segura es universal. Cada año se donan en todo el mundo 90 millones de unidades de sangre, como mínimo. Sin embargo, la demanda de sangre para transfusión sigue en aumento y muchos países no pueden hacerle frente.

En muchas regiones eso significa  un suministro insuficiente para reponer la sangre perdida durante el parto (una de las principales causas de muerte materna) y para tratar la anemia que pone en peligro la vida de los niños con paludismo o malnutrición. La sangre y los productos sanguíneos son necesarios en todo el mundo para tratar las enfermedades congénitas de la sangre y para las intervenciones quirúrgicas programadas y urgentes, y en particular para las víctimas cada vez más numerosas de accidentes de tránsito o conflictos sociales.

Nuestro país tiene tasas de donación de sangre inferiores a las que generalmente se consideran imprescindibles para atender las necesidades nacionales básicas, incluso los países con tasas elevadas de donadores de sangre luchan a menudo por mantener reservas de sangre suficientes para atender las necesidades impuestas por una serie de procedimientos médicos quirúrgicos cada vez más complejos.

Un grupo estable de donadores habituales, voluntarios y no remunerados es la base para disponer de un suministro suficiente de sangre segura, Además hay pruebas de que  el riesgo de transmisión de patógenos potencialmente mortales, tales como el virus de la inmunodeficiencia humana o de la hepatitis B o C, es menor con las donaciones hechas por voluntarios que con las hechas por familiares allegados.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *