Termas y Spa en Misión Comanjilla

1062

Dietas incorrectas y poco saludables, comidas rápidas, estrés, fatiga crónica, alcohol, tabaco, sedentarismo, exceso de responsabilidades y automedicación son algunos de los múltiples factores que generan toxinas en el cuerpo, por lo cual los tratamientos de desintoxicación resultan ideales para eliminar sustancias dañinas y, de paso, reenergizarnos integralmente.

Surgidos en su versión moderna en los países del norte de Europa –en Suecia, Noruega y Finlandia– su origen también se atribuye a costumbres arraigadas en el Lejano Oriente; pero sea el que fuere su lugar de nacimiento, los spas aparecieron como alternativas que van más allá del naturismo no sólo en el orden físico, sino también como estímulos emocionales para los sentidos.

Esta es una forma de mejorar la salud en general, por ejemplo en México: en temascales con masajes y sesiones de meditación en sus más sencillas y/o sofisticadas variantes –entre otras el yoga–, como los que existen en numerosos sitios expresamente dedicados al cuerpo y al espíritu, aislados, en zonas de extraordinaria quietud y exclusividad como el Hotel-Termas-Spa Misión Comanjilla –a poca distancia de León, Guanajuato–, entre aguas termales y un microclima excepcional.

Existen en regiones selváticas, rurales o boscosas del mundo, y por supuesto que también hay esa clase de oasis en locales especializados y en los hoteles de las medianas y grandes ciudades, convertidas en generadoras de muchos de los males que hoy nos afectan.

Como el de Comanjilla, dirigido diligentemente por Miguel Fuster, los temascales son parte de un antiguo hábito que, recobrado en la actualidad, ha adquirido cada vez mayor demanda, y cuya historia data de épocas prehispánicas, a partir de rituales purificadores de la mente, el cuerpo y el espíritu, dado que –dicen quienes lo siguen y acuden a ellos– representan el vientre de la Madre Tierra, en prácticas que además simbolizan el renacimiento del alma.

Al salir de esos revitalizantes baños de vapor, impregnados de los olores de plantas aromáticas que, sin duda, equivalen a una tonificante etapa de relajación, es óptimo dejarse colocar una mascarilla hecha de barro o arcilla, hierbas y sábila.

Ir a un spa puede ser una aventura fascinante, y más si acudimos a lugares que llaman la atención por algunos de sus tratamientos, trátese de latitudes ubicadas en la costa del Océano Pacífico: en Lima, Perú; Santa Bárbara, California, y Acapulco, México; o en los montes Himalaya, en la India; Pisek, en la República Checa; o en Benidorm, España, sin olvidarnos de las islas del Caribe o de los confines remotos de los mares del Sur, China, Tailandia o en los países nórdicos.

Los hay rústicos y sencillos, sofisticados y opulentos, verdaderas obras maestras refinadísimas con áreas de relajamiento, vapor y sauna, gimnasios con vista al mar, piscinas profundas, palapas de ramas entre manglares y florestas o gabinetes con paredes de mármol.

En ellos se aplican distintas técnicas y tratamientos, en novedosos espacios que buscan brindar el equilibrio corporal y espiritual anhelados, incluidos masajes neurosedantes que ayudan a remediar, desde el estrés más severo hasta el más superficial, combinando aromaterapias, estiramientos y toques de calor, además de la colocación de mascarillas de chocolate y orquídeas.

Sales marinas, zumos frutales, hierbabuena, yogurt con miel, lavanda, menta, música clásica, barroca o new age, son algunos de los ingredientes usados según el spa de que se trate, reflejando ambientes modernos o más naturales que únicamente sirven para consentirnos en el más amplio y celestial de los sentidos.

Desconectémonos pues de los problemas cotidianos, sintámonos en equilibrio y dejemos que los sentidos se estimulen trasladándonos a paraísos que se complementen con experiencias místicas, inmersos en la tranquilidad, en descanso lleno de bienestar, sin esperar más para renovarnos por completo y apreciar la belleza y las opciones que tenemos por delante para disfrutar y celebrar el sortilegio de la vida.

Texto: Luis Alberto García

 




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *