Japón

367

Japón es el destino ideal para disfrutar en cualquier temporada del año, ya que gracias a su privilegiada ubicación dentro del Archipiélago del Pacífico, cuenta con cuatro estaciones perfectamente diferenciadas, cada una de ellas con un encanto particular.

Justo ahora, es el momento de imaginar unas vacacione de invierno en una ruta cultural accesible y divertida, pero que además ofrezca experiencia simplemente inolvidable. En Japón es posible relajarse en sus famosas aguas termales, disfrutar de sus inigualables paisajes nevados o visitar uno de sus hermosos santuarios, donde es posible elevar una oración para tener buena suerte el próximo año.

En la nación del Sol Naciente se puede disfrutar de una apacible caminata por calles asombrosamente iluminadas en tonos dorados, así como degustar de exquisitos bocadillos de cangrejo o del tradicional platillo del ramen; también atestiguar los festivales de la nieve, el fuego o de vela de luz, para finalizar la tarde comprando una bolsa para la buena fortuna.

“Hatsumode” es la tradicional primera visita del año a un santuario o templo y todos son bienvenidos a hacerlo. Esta es una de las costumbres más importantes que existen en Japón, pues es cuando se ora pidiendo buena fortuna para todo el año. Normalmente la visita suele realizarse entre el 1 y el 3 de enero, aunque también existe la opción de visitarlo un poco después. Entre los templos o santuarios más visitados destacan: Santuario Meiji, el Templo de Sensō-ji en Asakusa y el Santuario Tokyo Daijingu. Cabe destacar que existe todo un ritual para el Hatsumode, así que es imprescindible investigar para asegurar la buena fortuna.

Por si fuera poco, Japón cuenta con los más asombrosos festivales de invierno, siendo el Festival de Nieve de Sapporo uno de los más impresionantes, debido a que durante el mismo se elaboran más de 400 estatuas, todas ellas hechas en su totalidad de nieve y hielo, atrayendo a miles de turistas año con año.

Otro festival destacado es Kobe Luminarie, el cual ilumina las calles de Kobe con luces pintadas a mano por casi dos semanas durante el mes de diciembre. Por otra parte, el Festival de Velas de Luz de Otaru, Hokkaido, roba el aliento cuando, a partir de las 5 de la tarde, esta encantadora y antigua ciudad resplandezca bajo la luz de 120 mil velas.

Nieve

Para los amantes de los deportes invernales la práctica del esquí y el snowboard están garantizadas, pues las montañas de este país comienzan a cubrirse con nieve. Por ejemplo, en los Alpes Japoneses, ubicados al noreste de Tokio, existen increíbles estaciones con pistas para todos los niveles y con la más amplia variedad de actividades de nieve. Además, dada su cercanía a las ciudades de Tokio, Kanazawa y Nagano, el acceso es bastante sencillo a través de tren bala o autobús.

Posteriormente el turista se puede dirigir a un onsen (fuente termal de origen natural) para relajarse. Sin embargo, para los más aventureros se puede optar por un rotenburo, que es un tipo de onsen al aire libre y rodeado de nieve. Uno de los onsen más populares es el Yudanaka Onsen, el cual además de localizarse en una zona de fácil acceso, se encuentra a tan sólo 15 minutos de viaje en auto del área de avistamiento de los monos de nieve.

Otra experiencia imperdible y completamente icónica de Japón es la de contemplar a los curiosos macacos bañándose en las aguas termales rodeados de nieve dentro del Parque de los Monos de Jigokudani, en los alrededores de Nagano.

Gastronomía

En lo que a platillos deliciosos se refiere, las bajas temperaturas constituyen la excusa perfecta para poder disfrutar de un tradicional ramen, fideos normalmente servidos en un caldo a base de dashi, salsa de soja, y mirin. Después se le añade encima unos o varios ingredientes a este platillo, se trata del Shin-Yokohama Ramen ubicado en la ciudad de Yokohama y en el que se exponen los diversos utensilios que se han utilizado a lo largo de la historia para confeccionar estos fideos.

Tanto el udon como el ramen son deliciosos platillos típicos de Japón con mezclas de sabores, texturas y caldos, los cuales, en compañía de un sake caliente, permiten gozar del frío de una manera simplemente deliciosa. En esta nota, los cangrejos de Hokkaido son particularmente sabrosos y pueden ser un buen toque a su visita a Japón.

Una actividad bastante popular durante la época invernal, es la compra de bolsas de la suerte denominadas fukuboukuro, las cuales suelen venderse pasada la Navidad a precios muy atractivos en paquetes con artículos secretos (comúnmente 5), por lo que no se sabe lo que se está comprando hasta el momento en que se abre. Usualmente estas bolsas suelen contener, por lo menos, un artículo lujoso.

Aunque las flores de ciruelo no son tan conocidas como las de cerezo, también son bastante bellas y comienzan a florecer a mediados del mes de febrero, por lo que es recomendable buscar alguno de los jardines que existen en Tokio, como el Hanegi Park en el área Setagaya, en donde se encuentran alrededor de 270 flores rojas y 380 flores de ciruelo blanco. ¡Imperdible!

Una de las grandes ventajas de viajar a Japón durante el invierno es que se considera como temporada baja, por lo que se pueden encontrar precios más accesibles y una menor cantidad de turistas, haciendo más cómoda la visita a las diferentes atracciones.

Para más información de este increíble destino: japan.travel