Hotel Biltmore, la joya arquitectónica de Miami

909

El Hotel Biltmore, ubicado en la ciudad de Coral Gables, Florida, es un castillo que se eleva sobre el radiante cielo de Miami. Entorno de ensueño, relucientes pisos de travertino, columnas de mármol, lámparas de vidrio emplomado, mobiliario de caoba tallada y floreados jardines. Todo esto a la sombra de una torre morisca al estilo de la Giralda de Sevilla. ¿Qué es, un castillo español o un gran palacio veneciano?

Aunque el Biltmore trae a la mente lo mejor de la arquitectura mediterránea, no es ni un palacio italiano ni un castillo de la península ibérica. Es más bien la atracción principal del elegante barrio de Coral Gables que George Merrick en su momento imaginó y llamó “la ciudad bella”. El equipo de diseñadores estuvo integrado por Leonard Schultze y S. Fullerton Weaver, arquitectos de la estación Grand Central en Nueva York.

A corta distancia del centro de la ciudad de Miami y del brillo de South Beach, el Biltmore es un lujoso paraíso que ha atraído a los mejores viajeros del mundo durante los últimos 90 años. Si sus paredes pudieran hablar, contarían fascinantes historias de sus más famosos y notables huéspedes. ¿Cómo se entretenían? ¿Cuáles gustos se daban? El duque y la duquesa de Windsor, los Roosevelt y los Vanderbilt se hospedaron aquí.

También encontraron refugio Bing Crosby, Judy Garland, Babe Ruth, Oprah Winfrey y Oliver Stone. Entre las celebridades hispanas que han disfrutado igualmente de sus servicios de talla mundial están Thalía, Lucero, José José, Antonio Banderas, Carolina Herrera, Jennifer López, Ricky Martin, Julio Iglesias y Gloria Estefan.

Una de las habitaciones más famosas del resort es la suite Everglades, también conocida como la suite de Al Capone. Es una suite única de dos plantas que cuenta con techos pintados a mano de los Everglades de Florida, una vista panorámica de 360 grados de la ciudad de Coral Gables, comedor y una espaciosa sala con un piano. A diferencia de la gran mayoría de los hoteles que omiten el piso 13 por cuestiones de superstición, Biltmore lo lleva al lujo máximo.

Según cuenta la leyenda, el conocido gangster Al Capone operaba ahí un bar clandestino, el elevador privado le facilitaba la privacidad que necesitaba para operar a su antojo y llevar a cabo sus suntuosas fiestas. Cuentan que los paneles de las paredes giraban y por un lado tenían mesas de juego y libreros por el otro. Había una escalera secreta para poder vaciar rápidamente el lugar durante las redadas policiales. La suite también fue el escenario de la muerte del guardaespaldas de Capone, Thomas «Fatty» Walsh, asesinado a balazos mientras el casino estaba en plena acción. Los agujeros de balas en la chimenea y las paredes son prueba del innoble pasado de la suite Everglades.

Al igual que los más importantes hoteles europeos tradicionales, el glamour y la elegancia repercuten en este resort de 273 habitaciones cuya atracción principal es la torre de cobre de 28 metros de altura, una réplica de la torre Giralda de la catedral de Sevilla en España. Designado como monumento nacional histórico, el Biltmore ha tenido el honor de ser clasificado en el número 67 de los 100 mejores hoteles del mundo en el 2016 por la revista Travel & Leisure Magazine y número 3 entre los mejores hoteles resort de Florida.

El estilo arquitectónico del Biltmore se considera “resurgimiento mediterráneo”, que combina el estilo español con acentos moros e italianos. Sus palmeras, jardines, piscinas, lagunas y cascadas, harán de esta una experiencia inolvidable.

El spa es un santuario de paz y tranquilidad personal ya que cuenta con el programa de salud y bienestar Bennessere que ofrece 100 clases de ejercicios grupales en el gimnasio, así como tratamientos dedicados al bienestar.

Hay cuatro restaurantes y dos bares en el hotel Biltmore. Palme d’Or brinda una auténtica experiencia culinaria francesa a cargo del chef Gregory Pugin, galardonado por Michelin y nominado al premio James Beard al “chef estrella emergente”. Fontana, repleto de encanto europeo y sofisticación, es un romántico restaurante al aire libre donde se disfruta de la vista de una bella fuente y de la arquitectura mediterránea del hotel.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *