Escritura en piedras planas

962

 

Considerada una de las ciudades mayas más antiguas, su nombre significa “El lugar donde hay escritura en las piedras planas”. Dzibilchaltún tiene su propio encanto, ya que cuenta con una capilla franciscana del siglo XVI en medio de la ciudad maya.

El Museo del Pueblo Mata alberga vestigios mayas y españoles, desde objetos de barro hasta pinturas, armaduras y armas españolas, varias estelas mayas, piedras y dinteles tallados en excelentes condiciones.

Fue uno de los grandes centros urbanos que florecieron en el norte de la Península de Yucatán, sobresaliendo por ser una de las urbes más antiguas, pues hay datos que confirman su existencia desde el año 500 a.C. hasta el 1500 de nuestra era. Abarca alrededor de 17 km cuadrados en los que debieron de haber más de 8 mil estructuras arquitectónicas, sin embargo, pocas se han excavado.

Situado a pocos kilómetros de la costa, su economía aprovechó tanto los productos marinos del litoral del Golfo, produciendo sal, haciendo herramientas de caracol y consumiendo alimentos del mar, así como los de tierra adentro, sembrando y cosechando maíz.

Otra característica muy especial de Dzibilchaltún es su cenote, cuenta con un parador turístico que ofrece servicios de restaurante, artesanía y caseta de información. Se localiza en el km 14 de la carretera Mérida-Progreso.

La ciudad conserva 12 sacbés o caminos blancos, la mayoría de los cuales parten del centro y se dirigen hacia las construcciones de la periferia; uno de ellos conduce al cenote Xlakáh, que en maya significa “pueblo viejo” y del cual se han rescatado objetos de hueso, piedra y madera.

El edificio más sobresaliente de esta zona es el Templo de las Siete Muñecas, llamado así por una ofrenda que se encontró en su interior de siete figuras de barro con forma humana. A través de su puerta central se aprecia un fenómeno solar cada equinoccio. En el lugar, también se puede observar la construcción de una capilla abierta con una arquitectura de gran sencillez, en la cual se enseñó la nueva religión al pueblo maya.

Dzibilchaltún reúne en un solo sitio a una ciudad prehispánica, un parque eco-arqueológico y el Museo del Pueblo Maya, donde se pueden ver numerosas piezas representativas de la zona, así como la casa.

Esta zona arqueológica puede ser visitada todos los días a partir de las 08:00 hasta las 17:00 horas. Los días 21 de marzo y 21 de septiembre se observa el equinoccio en el Templo de las Siete Muñecas, el de mayor importancia de esta zona, cuando la puerta de este templo se ilumina con el resplandor del Sol que aparece en el horizonte y, en un momento dado, el disco celeste queda unos momentos al centro de la puerta y crea un espectáculo de luz y sombra en la fachada poniente.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *