El secreto mejor guardado

327

Casa de Sierra Nevada, en San Miguel de Allende, Guanajuato, es una propiedad que emerge como uno de los retiros más bellos y atemporales de la ciudad, donde en cada rincón se refleja la rica cultura local a través de su arte, interiores y gastronomía.

El México rural se canaliza a través del paisajismo de la propiedad, mientras los huéspedes deambulan por los sombreados patios, pasando por fuentes espumosas y bajo arcos de piedra adornados con naranjos y plantas de tequila agave.

La famosa interiorista estadounidense Trisha Wilson fue nombrada por Belmond para supervisar los interiores, ha liderado un equipo experto en el rediseño de 37 habitaciones y suites, el tradicional y relajado restaurante mexicano Del Parque, el elegante restaurante Andanza, el local nocturno especializado en tequila The Blue Bar, el santuario dentro de la ciudad Laja Spa, además de todos los espacios públicos, patios y jardines dentro de seis mansiones históricas.

Pieza maestra mexicana

Distintivamente formado por un grupo de casonas individuales que datan de los siglos XVI al XVIII, el hotel contribuye a la calle bohemia de San Miguel de Allende, al brindar a los viajeros un santuario calmado en una ciudad repleta de galerías contemporáneas, tiendas extravagantes, comida vibrante, mercados, bares y restaurantes con mucho carácter.

Construido como una obra de arte, cada característica y detalle del diseño es única y ha sido cuidadosamente restaurada o hecha a mano localmente para garantizar que la historia de 400 años de la propiedad se celebre respetuosamente.

La encantadora piscina del viejo mundo, enclavada entre paredes históricas y exuberantes jardines, ha sido mejorada visualmente con la adición de frescos mosaicos blancos y la plantación de nueva flora y fauna, creando un oasis urbano único para el descanso y la reflexión.

La cultura de la artesanía

Distribuidas entre las casonas se encuentran las habitaciones y suites recientemente remodeladas. Cada espacio de ellas es único y está lleno de obras maestras de artistas locales y antigüedades mexicanas.

Muchas suites tienen detalles en rosa, amarillo y azul que aparecen en alfombras antiguas, muebles, tapices y ropa de cama, complementando los suelos de barro auténtico y las paredes de color en un tono más oscuro. El alto nivel de la artesanía puede apreciarse mejor en el detalle de las cabeceras de las camas, las fachadas del minibar y los muebles de madera de uso y decoración que han sido forjados a mano y tallados con técnicas y motivos locales.

Muchas de las habitaciones cuentan con terrazas, balcones y patios, que ofrecen las mejores vistas de los pintorescos tejados de la ciudad y un punto de vista desde donde observar la espectacular puesta de sol. La mayoría de las habitaciones ahora cuentan con unas chimeneas, que las convierten en un lugar acogedor y un área de descanso para relajarse y descansar en las noches más frescas.

Los cuartos de baño excesivamente espaciosos son impresionantes, obras de arte en sí mismos, con azulejos de baño de Talavera, de colores brillantes desde el piso hasta el techo, baños con bañeras de latón y espejos y unidades de tocador de madera talladas intrincadamente.

¡Todo ello y más es Belmond Casa de Sierra Nevada, en Guanajuato!