Ecoturismo, Turismo Religioso y Arqueología en Guanajuato

1886

De gira por la parte noreste de Guanajuato, el Secretario de Turismo estatal, Fernando Olivera Rocha, visitó los municipios de Atarjea y Victoria.

En Atarjea, el alcalde José Luis Rivas Loyola, recibió al grupo de trabajo de la Secretaría a fin de trasladarlos río abajo para llegar a la Capilla de la Ex Hacienda de Charcas, lugar que surtía de maíz y frijol a las comunidades más cercanas en su apogeo a principios del siglo XX.

Después de este recorrido, arribaron a La Peñita, una pequeña capilla con una imagen de la Virgen de Guadalupe encontrada en una piedra, la cual se convierte en recinto religioso donde cada 12 de Diciembre asisten cerca de 4 mil migrantes que regresan al lugar para dar gracias. Este lugar se encuentra Inmiscuido en plena Sierra Gorda a lo largo del río.

En la Sierra, la comitiva de la Secretaria de Turismo de Guanajuato llegó a Puerto de Carricillo, lugar lleno de pinos, donde el ecoturismo es gran opción para los lugareños, por lo que se pretende que en poco tiempo se convierta en un centro vacacional con cabañas, tirolesa y caballos.

Iglesia Gto

En el municipio de Victoria, junto al alcalde Héctor Teodoro Montes, la primera parada fue el Santuario de la Virgen de los Remedios.

Una construcción que concluyó en 1948, y que hoy muestra media cúpula con cantera labrada y en medio de la bóveda una enorme Cruz de Cantera.

Después, la zona protegida por el INAH, donde se observan pinturas rupestres que datan de 700 aC a 900 dC. Dibujos de pintura mineral que muestran manos, personas y plantas, en formas caprichosas de rocas que yacen ahí desde hace 60 millones de años.

También se visitó la Parroquia del Carmen a un costado de una hacienda que data del 1600.

Y por último, la plaza y templo de Misión de Arnedo de la Virgen de la Purísima Concepción construido por el año de 1700. En su momento se pretendió que el lugar fuera la cabecera municipal, sin embargo no se concretó. Este templo está marcado por una historia singular, en la que una imagen de la Virgen de la Purísima Concepción fue quemada por un fanático, pero la escultura no fue consumida por el fuego, por lo que los feligreses lo consideran un milagro y hoy esta imagen luce a un costado del altar principal intacta pero de color negro.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *