Día de Muertos en Yucatán

309

Celebrar a los muertos, recibir a las personas que ya no están con nosotros y hacer una verdadera fiesta de ello, es quizá la fecha más importante para los mexicanos. Sin duda, nuestro país es conocido alrededor del mundo por el Día de Muertos, de hecho, diferentes nacionalidades la han adoptado e inyectado su propio toque.

En Yucatán, esta tradición está más viva que nunca gracias al Hanal Pixán o Día de Muertos maya, cuyo nombre significa “Comida de las ánimas”, y tiene una forma peculiar de colocar los altares que serán visitados por los difuntos.

Los altares de Hanal Pixán

Un altar es una representación o símbolo de las creencias o ritos que logran evocar misticismo, es un lugar que resulta ser casi sagrado. Costumbre única de los seres humanos para expresarse en comunidad. Cada elemento tiene un significado y es asombroso cómo los objetos, en cierto lugar o forma, logran decir tanto sin la necesidad de usar palabras.

Esto mismo pasa al sur del país, específicamente en Yucatán, donde el Hanal Pixán tiene sus propias reglas, y sus altares utilizan elementos muy diferentes a los que se conocen. Para empezar no se coloca papel picado, ni calaveritas de azúcar y el pan de muerto no figura; en términos generales es un poco más minimalista y significativo.

Su principal diferenciador es que sobre un mantel blanco se colocan siete “jícaras” o recipientes circulares rústicos, cuatro de ellos representan a los niños en cada punto de los extremos de la milpa, y tres a las niñas alrededor del “comal”; su contenido va entre chocolate, atole de maíz o harina y agua, acompañado de pan, frutas y dulces.

Los guisados populares que se colocan son: el relleno negro, escabeche y los “pibes” o “mucbipollos”, nombre maya que hace referencia al “pollo enterrado”, método tradicional que consiste en hacer un hueco en la tierra en el que se colocan piedras y maderas al fondo. Éstas al calentarse cuecen el “pib” cubierto con hojas de plátano y tierra. ¡Simple y sencillamente un manjar de los muertos!

Justo al centro y en la parte más alta del altar se coloca una cruz de madera pintada de color verde que representa el Yaxché, un árbol sagrado maya que une al mundo: la ceiba blanca (norte), la ceiba amarilla (sur), la ceiba roja (este) y la ceiba negra (oeste). Además, a este altar se añaden siete montones de trece tortillas de maíz hechas a mano, los cuales representan los numerales del calendario maya Tsol K´iin y el maíz representa la vida. Por último, se colocan fotografías de los difuntos.




Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *