Castillo de Chenonceau, la joya del Loire

203

A simple vista, pareciera que no hay castillo más bello que el de Chenonceau. Un vistazo más, y el corazón da un vuelco al comprobar que jardines, estancias, salones, vestíbulo y obras de arte de esta propiedad en el Loire poseen características inigualables.

El Valle de la Loire, ubicado en el centro de Francia, es conocido por agrupar un conjunto de castillos situados en el curso medio y bajo del río Loire, territorio que fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 2000. El 9 de julio del 2017 en su sesión 41, el Comité del Patrimonio Mundial incluyó al Castillo de Chenonceau y su entorno bajo su legado.

Esta bella propiedad está situada sobre el río Cher que forma parte de la comuna francesa de Chenonceaux, en el departamento de Indre y Loira.

En la historia de Francia es conocido como el “Castillo de las Damas” debido a la estrecha vinculación con las Damas de la Corte de Francia que históricamente se le atribuyeron. La Duquesa Diana de Poitiers y Catalina de Médicis, entre otras, influyeron en su estilo y en su destino sin la mirada vigilante de sus consortes. Fue construido en 1513 por Katherine Briçonnet, embellecido sucesivamente por la duquesa Diane de Poitiers y por Catalina de Médicis y salvado del rigor de la revolución por Louise Dupin, una gran dama de la alta sociedad francesa que convirtió algunos de sus más lujosos hogares en salones intelectuales en los que se dieron cita filósofos, políticos, artistas y científicos.

El Castillo de Chenonceau es un sitio excepcional, tanto por su original diseño sobre el río Cher en el que se refleja, como por sus jardines, su decoración y sobre todo por sus paisajes culturales vivos, evocando una idea de armonía perfecta entre la naturaleza, el agua, el viento y una arquitectura única, reconocida en el mundo entero que inspira un sentimiento de paz.

El lugar se compone de una treintena de habitaciones espectaculares; el vestíbulo abovedado, la gran galería de 60 metros de largo sobre el río, el gabinete verde desde donde Catherine de Médicis gobernó Francia, la habitación de la reina Luisa de Lorena, decorada como una tumba y las cocinas construidas en los pilares del castillo con acceso directo al río para el suministro de mercancías.

Los jardines de Catherine de Médicis y Diane de Poitiers destacan la elegancia de su paisaje, así como el green garden, diseñado por Bernard Palissy, el laberinto italiano, pequeña construcción revestida de mimbre natural, coronada por una estatua de venus y a su lado una ninfa con baco niño y finalmente los majestuosos ramos de flores presentes en cada habitación, creados en el taller floral, ubicado en el patio de la casa de campo del siglo XVI.

El Castillo de Chenonceau es uno de los monumentos históricos más visitado de toda Francia y cuenta con diversas actividades como el paseo nocturno, que permite a los visitantes descubrir los jardines iluminados a la caída de la noche, acompañados por música. En verano, los visitantes también pueden disfrutar de los espectáculos nocturnos llamados “En Tiempo de las Damas de Chenonceau”, y de los paseos en barca por el río Cher.

La alta gastronomía y el refinamiento son una tradición en el lugar. Su restaurante gastronómico L’Orangerie perpetúa este espíritu bajo la batuta del chef Christophe Canati, una gran estrella francesa, cuya formación y carrera comenzó en las grandes cocinas de Francia.

Por si fuera poco, el Castillo de Chenonceau produce sus propios vinos y su terruño pertenece a la Apelación de Origen Protegido “Touraine-Chenonceaux”. Los vinos blancos están elaborados a partir de una única variedad de cepa, la Sauvignon, mientras que los tintos utilizan Cabernet Franc o Côt.

El Castillo de Chenonceau es representado en México por Wines Experience, empresa dedicada a ofrecer servicios entorno al mundo del vino, la alta gastronomía y destinos turísticos, con un enfoque de lujo y distinción que ofrece experiencias únicas e inigualables, mediante viajes especializados dentro de las mejores regiones del mundo, así como en restaurantes de mayor prestigio internacional, situados en los destinos más selectos y reconocidos por una gran trayectoria en tradición vinícola, gastronómica, cultural y artística.