Search

¿Ya visitaste al oftalmólogo este año?

Uno de los sentidos más importantes de nuestro cuerpo es la visión, ya que ayuda a recibir hasta un 80% de la información que se percibe todos los días, por ello, el cuidado de los ojos resulta de vital importancia desde los primeros años de vida para evitar padecimientos posteriores.

El Hospital DioMed, en su nueva Unidad Integral de Oftalmología, cuenta con la atención de algunos de los padecimientos más comunes que sufren los mexicanos y las medidas preventivas que se pueden adoptar para cuidar la salud visual.

“A nuestros ojos pocas veces les prestamos la atención debida y pese a lo que creemos, los problemas visuales son muy comunes, tan sólo a nivel mundial se estima que 285 millones de personas sufren de alguna enfermedad ocular congénita o adquirida, mientras que en México son aproximadamente 1.5 millones de casos. Lo que la gente tal vez desconoce es que un gran porcentaje de estos padecimientos pueden ser prevenidos o tratados a tiempo con resultados exitosos”, indica el Doctor Héctor Bello, especialista en Oftalmología del Hospital DioMed.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), algunos de los padecimientos que han incrementado su incidencia en los últimos años son los pacientes con cataratas (opacidad en el cristalino que es un lente natural del ojo que no permite la correcta visión); glaucoma (enfermedad que daña el nervio óptico y es generada por diversos factores entre ellos aumento de la presión intraocular); retinopatía diabética (enfermedad provocada cuando hay afección de los vasos sanguíneos intraoculares por mal control de la glicemia  generando sangrado, desprendimiento de retina y un alto riesgo de pérdida visual), y degeneración macular (trastorno que afecta la visión central, generalmente en personas mayores de 60 años), situaciones más comunes y que pueden derivar en la pérdida completa o parcial de la visión.

El especialista en oftalmología del Hospital DioMed menciona que otros de los padecimientos más comunes y de mayor consulta son el ojo seco,  fatiga ocular, problemas refractivos, es decir, dificultad para enfocar, resequedad ocular así como disfunciones binoculares ocasionados por la tensión, estrés y cansancio, muchas de estas perturbaciones generadas en cierta medida por el estilo de vida actual, los malos hábitos alimenticios y el mal manejo de algunos aparatos electrónicos como computadora, teléfono y pantallas.

“Llegar a una discapacidad visual es posible si no se atienden a tiempo los síntomas, si no se corrigen los errores visuales con tratamiento o las intervenciones necesarias, además de tener los cuidados mínimos en los ojos. En general quienes están en mayor riesgo son las personas mayores de 50 años o que ya presentan algún tipo de discapacidad visual moderada, más severa o síntomas de deficiencia visual; sin embargo, los niños pueden tener problemas que provoquen mala visión o incluso ceguera irreversible que también pueden ser prevenidos”, finalizó el Doctor Bello López.

Es necesario que los niños sean llevados al oftalmólogo si uno de sus ojos se desvía o presenta problemas para ver, es fácil detectarlo en sus actividades escolares al no copiar completo actividades del pizarrón o le cuesta trabajo leer, después de esta edad y hasta los 40 años es necesario acudir una vez al año a revisión con especialista cuando se percata una disminución o pérdida súbita en la visión, si ya se utilizan lentes o se padece enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o alguna enfermedad inmunológico como artritis o lupus; hasta los 60 años, se recomienda acudir cada dos años para detectar padecimientos como el glaucoma o catarata.

De los 60 en adelante es necesario acudir al oftalmólogo cada 2 años para detectar problemas visuales degenerativos y propios de la edad como cataratas, maculopatía y otras. En cualquier etapa, es necesario prestar atención a los síntomas de nuestra visión, tener enrojecimiento, comezón, deslumbramiento, problemas para ver de cerca, lejos o enfocar ciertos objetos son signos de alerta que se deben atender de inmediato.

Algunas de las recomendaciones para cuidar tu salud visual son cuidar la distancia a la que pones los aparatos electrónicos, intenta que sea al menos de 50 centímetros de tu cara, si pasas largos periodos recuerda hacer pequeños descansos y parpadear constantemente; evita los cambios bruscos de luz, usa lentes con protección solar, descansa y aliméntate sanamente para proveer a los ojos los nutrientes que necesitan.