Search

México es el país con mayor número de obesos en América Latina

El sobrepeso y la obesidad son causantes de diversas enfermedades que afectan a la población, de modo que 3 de cada 4 camas de hospital están ocupadas por alguien que sufre un padecimiento relacionado con la obesidad, explica el Dr. Rafael Álvarez Cordero, Fundador y Presidente Honorario del Colegio Mexicano de Cirugía para la Obesidad y Enfermedades Metabólicas.

El Dr. Álvarez destacó, además, que hoy en día las personas cuentan con nuevas y mejores opciones para controlar la obesidad, ejemplo de ello es la cirugía bariátrica, la cual es una forma de lograr un control adecuado en individuos con gran exceso de peso (obesidad mórbida).

“La cirugía bariátrica ha tenido una evolución vertiginosa, lo que la ha llevado a mejorar su técnica y brindar resultados satisfactorios a los pacientes, así como el mejorar su calidad de vida”, dice el doctor.

Por su parte, el doctor Jesús Montoya, cirujano general en Cirugía Digestiva y Bariátrica del Hospital Ángeles Pedregal, destaca que la obesidad es una enfermedad que causa otras enfermedades asociadas a ella como son diabetes tipo 2, hipertensión arterial sistémica y dislipidemias, entre otras, que constituyen un complejo mecanismo que puede provocar la muerte.

En este contexto, la cirugía es el tratamiento más efectivo para tratar la obesidad severa, debido a que provoca la remisión (control) de las enfermedades asociadas, eleva la calidad de vida y mejora la funcionalidad del paciente, reintegrándolo a la vida con menor riesgo de muerte.

El doctor Montoya menciona que los candidatos a una cirugía de este tipo son las personas que tengan un índice de masa muscular (IMC) mayor a 35, que tengan enfermedades asociadas a la obesidad, como diabetes tipo 2, hipertensión arterial, dislipidemia, apnea del sueño y enfermedades óseas degenerativas, que además hayan intentado perder peso por otros métodos sin éxito y que no tengan un padecimiento endócrino que contraindique la cirugía.

Los preparativos previos a una Cirugía Bariátrica tienen que ver con un protocolo multidisciplinario, valoración psiquiátrica, psicológica, endocrinológica y, además, deben apegarse a un programa dietético estricto que cumpla la meta de perder peso previo a la cirugía, y en caso de ser necesario apoyarse con tratamiento farmacológico.

Generalmente, los resultados de la Cirugía Bariátrica son exitosos, debido a que se miden por la pérdida del total del exceso de peso. A manera de ejemplo, el doctor Montoya explica el caso de una paciente que mide 1.60 metros y pesa 140 Kilos; su IMC es 56, es decir, tiene un exceso de peso de 80 Kilos de su peso ideal y 70 Kilos de su peso saludable. Con una cirugía, los pacientes podrían perder el total de su exceso de peso, externó.

Dijo también que la primera cirugía que se practicó para el tratamiento de la obesidad fue realizada en Minnesota, estados Unidos, en 1954. Ya se tienen más de 60 años de experiencia en este tipo de cirugías. En la actualidad “se conocen perfectamente los cambios fisiológicos que provoca la cirugía y la disminución de síntomas de las enfermedades asociadas, la efectividad de los métodos y la elección de la técnica quirúrgica (Banda Gástrica, Manga Gástrica, Bypass Gástrico, Switch duodenal y derivación biliopancreatica) más adecuada e individualizada para cada paciente, elevando así el éxito del procedimiento”.