Search

Abastecimiento responsable de trigo y maíz en México

Como parte de su compromiso de transitar por un camino sustentable que contribuya con la creación de un mundo mejor, y enmarcado en su Política Global de Agricultura, Grupo Bimbo formalizó un convenio de colaboración con el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt), el cual tiene como objetivo estimular las prácticas agrícolas sustentables para garantizar la seguridad alimentaria de la creciente población en México y Latinoamérica.

El convenio, que incorpora a Grupo Bimbo al esquema de participación de la Estrategia de Intensificación Sustentable del Cimmyt para América Latina, abarca la creación de sinergias para el incremento en la producción de maíz y trigo, auxiliados por el desarrollo tecnológico para la generación de innovaciones, que se traduzcan en un aumento en los ingresos de los pequeños productores en las zonas más vulnerables, para incorporarlos a las cadenas agroalimentarias en condiciones de competitividad y rentabilidad.

También, se firmaron los compromisos para llevar a cabo dos proyectos piloto de abastecimiento responsable en México, uno de ellos de maíz con Cargill, y el otro de trigo con Bunge, dos grandes compañías agroindustriales de prestigio mundial, socios comerciales de Grupo Bimbo que, en conjunto, suman más de 350 años de experiencia.

“En Grupo Bimbo tenemos un claro compromiso con la sustentabilidad y el desarrollo de nuestra cadena de valor. México y el mundo enfrentan un gran reto en materia de seguridad alimentaria, y una de las formas para poder contribuir desde la iniciativa privada, es hacerlo a través del fomento al campo. Estos proyectos se engloban en nuestra visión de seguir transitando por la ruta que hemos definido en pro de un mundo mejor para las generaciones presentes y futuras”, aseguró el presidente y director general de Grupo Bimbo, Daniel Servitje.

“La meta común que perseguimos con la firma de este convenio es ofrecer oportunidades a los productores de maíz del Estado de México, Hidalgo y el Bajío, y a los productores de trigo de Sinaloa y Sonora, para que produzcan más grano nacional, de alta calidad nutricional y de procesamiento, con prácticas y tecnologías agrícolas sustentables, para la elaboración de los productos que prepara Bimbo para el mercado mexicano”, explicó Bram Govaerts, representante del Cimmyt en América.

Agregó que “los pilotos de estos proyectos se sustentan en los pilares de desarrollo identificados en la plataforma del Foro Económico Mundial desarrollada en México a través de la iniciativa Vida y el Consejo Latinoamericano para la Conservación (LACC por sus siglas en inglés).”

Como testigo de honor, el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), José Eduardo Calzada Rovirosa, quien comentó que “este acto me parece de vital importancia, en especial que se hayan incorporado aquellas entidades que promueven y que cuidan el medioambiente. Estas iniciativas entre las empresas, la ciencia y las organizaciones no gubernamentales es garantía para lograr nuestra meta. Tres de los objetivos fundamentales de la firma de estos convenios son: mejorar la producción, garantizar la comprar y la sustentabilidad de las actividades agrícolas”.

El proyecto piloto de maíz firmado entre Grupo Bimbo, Cargill México y Cimmyt será desarrollado en el Estado de México, Hidalgo y el Bajío durante un periodo de tres ciclos agrícolas (3 años), y se espera que produzca un volumen de 25 mil toneladas anuales de este grano, en una superficie de 2 mil 200 hectáreas aproximadamente, beneficiando de manera directa a 400 productores.

En cuanto al proyecto piloto de trigo, firmado entre Grupo Bimbo, Bunge México y Cimmyt, con duración de 3 ciclos agrícolas (3.5 años), tendrá como sede los estados de Sinaloa y Sonora, considerando un alcance de producción anual de 50 mil toneladas de trigo, sobre una superficie de al menos 8 mil hectáreas y beneficiando a 600 productores.

Se espera que los resultados de estos proyectos piloto promuevan la adopción de prácticas agrícolas sustentables en toda la cadena de la industria agroalimentaria, que conduzcan a una mayor productividad y al buen uso de los recursos naturales para que los productores de México provean de materia prima a la industria.