La cocina que está inspirada en el Museo del Louvre

130

El reconocido chef estadounidense, Thomas Keller, renueva la cocina de su restaurante The French Laundry con el objetivo de generar un espacio que cumpla con las necesidades culinarias actuales y del futuro. El proyecto está pensado para brindar las herramientas necesarias para impulsar el talento que trabaja en el restaurante y cumplir con los altos estándares que lo han llevado a ser uno de los mejores sitios gastronómicos de California, acreedor a 3 estrellas Michelin.

La renovación de The French Laundry es más bien una reconstrucción, una manera de expandir y modernizar el espacio existente, para que tanto empleados como clientes continúen disfrutando de la mejor experiencia posible en el restaurante. Inspirada por el Museo del Louvre (París, Francia), esta renovación yuxtapone el espacio original del lugar con el edificio contemporáneo diseñado por Craig Dykers de Snøhetta.

“En realidad se trataba de redefinir el futuro del restaurante. Nuestro objetivo era crear un espacio de trabajo en el que pudiéramos crecer y desarrollarnos como individuos. Nuestro nuevo edificio es muy contemporáneo, mientras que el anterior era mucho más tradicional. El contraste entre viejo y nuevo fue inspirado por el Louvre”, comenta Keller.

Esta cocina de primera clase está en consonancia con la reputación de The French Laundry, e incluye estaciones de trabajo elevadas y paneles solares, además de paredes, cubiertas y bancos de trabajo Dekton que permiten al equipo del restaurante tener una cocina tan fácil de limpiar como resistente a salpicaduras, calor y demás desgaste habitual en las cocinas de un restaurante concurrido.

“Elegimos Dekton por diferentes razones: la primera es que posee una tremenda resistencia al calor, lo que es fantástico. Es extremadamente duradero, resiste los arañazos muy bien y, por supuesto, también las manchas. Desde un punto de vista estético es realmente espectacular”, detalla el chef estadounidense.

El proyecto de renovación también considera la visita de los comensales a la cocina, característica que ha distinguido al restaurante desde sus inicios. “Una de nuestras tradiciones es invitar a los clientes a la cocina. La renovación nos permite enseñarles el corazón del restaurante y poder pasar algo de tiempo allí con ellos sin sentir que están complicando la labor”, explica Keller.

La nueva cocina de The French Laundry refleja los valores más apreciados por su dueño: paciencia y persistencia. Asimismo, permite al restaurante evolucionar y seguir siendo reconocido en el mundo como uno de los mejores restaurantes de Estados Unidos.