Search

Aguacate mexicano, favorito del Super Bowl

El aguacate es muy especial por su sabor, propiedades alimenticias y la gran variedad de platillos en que se puede preparar. Desde una tortilla con una pizca de sal, hasta una guarnición de sopas y guisados y por supuesto, en guacamole, símbolo internacional de México que ha conquistado al mundo.

Durante la final del Super Bowl, el 5 de febrero,  se consumen grandes cantidades de alimentos y bebidas, y el aguacate mexicano destaca como invitado estrella de la gran final en que se disputarán el triunfo los Patriots de Nueva Inglaterra  y los Falcons de Atlanta.

Conocido como el “oro verde”, el aguacate mexicano es líder en producción y exportación a escala mundial con un millón 694 mil toneladas. Michoacán, Jalisco, Estado de México, Nayarit y Morelos son los principales productores de este alimento.

Datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) destacan que México realiza exportaciones de aguacate a 34 países, siendo Estados Unidos el principal mercado. Tan sólo en el Super Bowl se consumirán 100 mil toneladas de este producto que representan 200 millones de dólares en venta.

Originario  de la zona centro y este del país, su nombre proviene del náhuatl, ahuácatl, “testículo” y mulli, “mole, salsa, molido” que se refiere a salsa de chile. El campo mexicano genera variedades como Hass, Fuerte, Bacon y Reed, entre otras especies como la Criolla o Silvestre, mismas que contienen propiedades antioxidantes, vitamina A, potasio, fósforo y calcio. En México, el consumo anual per cápita es de 5.4 kg.

La chef Aiko Paulina Torga del restaurante Rustic Kitchen comparte su original receta de guacamole, que además de aguacate se prepara con chicharos, semillas de girasol, cilantro, jalapeño, cebollín, jugo y ralladura de limón.

En un bowl mezclar el aguacate con el jugo de limón, agregar el jalapeño sin semillas, el cebollín, los chicharos hervidos  y el cilantro finamente picados; sazonar con un poco de sal. Emplatar, apoyados de un aro darle forma redonda, decorar con semillas de girasol y chicharos; desmoldar  y acompañar con totopos de tortilla de maíz.