Search

12 años De Costa a Costa en Ciudad de México

Con una extraordinaria aceptación en el gusto del público y deliciosos platillos, el restaurante De Costa a Costa, con su concepto de cocina del mar, festeja su trayectoria de exquisitos sabores y vanguardia gastronómica dentro de la Ciudad de México.

El camino no ha sido fácil, tal como lo comenta su propietario y creativo Armando Anaya: “como todo empresario inicias con un sueño y éste comenzó hace 23 años, cuando mi padre, Armando García Olvera, inició dentro de la Central de Abastos con Argol distribuidora de mariscos, la cual sigue trabajando como parte de nuestra familia hasta el día de hoy”.

A los 17 años, Armando comienza a trabajar junto a su padre en la venta al menudeo de camarón, creciendo poco a poco y con mucho esfuerzo, hasta llegar a ser importadores y distribuidores al mayoreo de mariscos para importantes recintos de cocina en la Ciudad de México, distribuidora que trabaja hasta la fecha con productos originarios de Baja California, el Golfo de México y el Pacífico hasta la Península de Yucatán; “importamos también camarón de Centroamérica, langostas bogavantes de Maine, y también procesamos camarón para su venta en un sinfín de restaurantes”, comenta.

Diez años después de iniciar un camino de éxito en la distribución de mariscos, Armando Anaya e Irina Ramírez comienzan a construir su sueño, el de llevar todos esos frescos productos del mar al paladar del público, trabajados de la mano del amplio conocimiento de su familia para explotar deliciosamente los sabores del mar.

“De Costa a Costa, como idea de restaurante, inicia como un sueño que no se hubiera cumplido si no fuera gracias a la inspiración de mi familia y el soporte e impulso de mi esposa, quien me apoyó y llevó a construirlo, cumpliendo hoy 12 años en el gusto del público. Pienso que este lugar ha llegado hasta donde está gracias a la respuesta de los comensales, el estar siempre en contacto con ellos, y al apoyo de la gente que labora en tu negocio. Una empresa es como un niño que nace, lo creas con amor y lo debes educar, enseñarle y cuidarlo como a un hijo y hacerlo que crezca, que se desarrolle y evolucione”.

El restaurante abrió sus puertas en 2006 en Tlalpan, luego una sucursal en la colonia Nápoles con lo que logra un auge impresionante dentro de la zona sur de la ciudad, lo cual lo lleva a abrir una tercer plaza en Plaza Loreto en el 2016. Pero como todo buen soñador, Armando Anaya es aventurero y decide continuar su conquista al paladar de los comensales con sus exquisitos sabores, por lo que este año continúa su historia dentro de la prestigiosa zona de Polanco, en Plaza Carso.

De Costa a Costa presenta una amplia variedad de platillos exclusivamente del mar y ofrece 100% calidad y frescura en sus productos al ser ellos mismos sus propios proveedores de pescados y mariscos.