Search

El Taquito cumple 100 años en México

El restaurante taurino El Taquito se vistió de gala el pasado 3 de agosto, al conmemoran su primer centenario.

Ubicado en las calles de El Carmen 69 esquina con Bolivia, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, recibió en sus instalaciones, consideradas ya un museo gastronómico, al secretario de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero, quien junto con los hermanos Marcos y Rafael Guillén, propietarios en tercera generación de este restaurante icónico, develó la placa conmemorativa del primer centenario.

Como testigos de este magno evento estuvieron presentes personalidades del mundo artístico, de la tauromaquia, del boxeo y del periodismo. Entre otros invitados especiales estuvieron presentes Jesús Gonzáles Schmall, Autoridad del Centro Histórico de la Ciudad de México; los presidentes de la Canirac, Hugo Vela Reyna; de la Cotal, Armando Bojórquez,  y el de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (Anpert), Carlos Ramos Padilla. También el boxeador y cuatro veces campeón del mundo Rubén “El Púas” Olivares.

Carla Guillen la chef del restaurante e hija de Marcos es la cuarta generación de El  Taquito, que tiene bajo su responsabilidad la cocina.

Fue un evento muy emotivo en el que Marcos Guillén reconoció que cumplir 100 años en El Taquito los compromete a seguir trabajando por la gastronomía de México. Por su parte, el Secretario Enrique de La Madrid afirmó que la  gastronomía mexicana recibirá un impulso en su difusión para mantenerla entre los principales atractivos turísticos del mundo.

Se dice fácil hablar de 100 años, “pero no es así, conlleva mucho esfuerzo y trabajo, sobre todo mantener un lugar tan tradicional a través del tiempo y que ha sido pasarela de grandes estrellas del cine desde Gary Cooper o Marilyn Monroe, hasta nacionales como el legendario Pedro Infante o María Félix, además de presidentes de México”, explican sus propietarios.

El Taquito tiene historia, tradición, remembranzas y un abolengo que ningún otro restaurante puede presumir en México. Sus rincones fueron confidentes de las grandes figuras del toreo nacional y extranjero, como el gran Manolete, Rodolfo Gaona, Julián López “El Juli”, sin olvidar a Silverio Pérez, Luis Miguel Dominguín, Alfonso Ramírez “El Calesero”, Curro Rivera y Manuel Capetillo.

Fueron don Marcos Guillén González y Conchita Rioja la raíz de toda una genealogía dedicada al buen sazón y la elaboración de platillos que han sido y son deleite de familias que por décadas han saboreado el mole poblano, el caldo tlalpeño, las costillas de cerdo bien doradas y las sopas de nopales y de médula. Sin faltar los chiles en nogada, la carne asada a la tampiqueña, las enchiladas verdes o quesadillas.

Al final del evento de develación llegó el mariachi y salieron de la cocina las charolas con los tradicionales pambacitos, las chalupas, los sopes con salsa verde o roja, las enmoladas, los rollitos de chiles en nogada, así como las bebidas que hicieron que se levantaran las copas para que rompiera el día e iniciaran los brindis por un promisorio futuro para el histórico restaurante. ¡Felicidades!