Search

Víctor Hugo Rascón Banda dio voz a los olvidados

Con sensibilidad, creatividad y talento, Victor Hugo Rascón Banda (Uruáchic, Chihuahua 6 de agosto de 1948 – Ciudad de México 31 de julio de 2008), plasmó en su dramaturgia una mirada crítica al México de finales del siglo XX que no era ajena al contexto social, político y económico.

Y es que el dramaturgo, narrador, académico, guionista y crítico teatral consideraba que el teatro era una caja de resonancia de lo que sucede a nuestro alrededor por lo que no puede reflejarse algo diferente de lo que existe.

“Ojalá y viviéramos en un mundo ideal para hacer un teatro bucólico, pero desgraciadamente vivimos una época terrible y no puede soslayarse esa circunstancia, aunque uno se encierre entre cuatro paredes: hay crisis, inconformidad, violencia y caos”, llegó a escribir en una de sus columnas.

En su libro Así es el teatro, de la colección Periodismo Cultural editada por la Secretaría de Cultural, la periodista Alegría Martínez, lo define como “el dramaturgo que documenta lo inescrutable”.

En sus más de 50 obras, Victor Hugo Rascón Banda se ocupó de la violencia urbana, la miseria, la ambición, la burocracia, la injusticia y las pasiones que conllevan conductas antisociales.

Dentro de este panorama destaca la manera en que le dio voz a personajes vulnerables, olvidados o señalados por la sociedad para desentrañarlos y acercarse a las circunstancias que los llevaron a una vida de dolor y sufrimiento.

Es el caso de Homicidio calificado, obra basada en un hecho real ocurrido en Dallas, Texas, en el que un policía mató a un menor dentro de una patrulla, al sospechar que el niño había robado en una gasolinería.

También sobresale Cada quien su vida, que refleja la vida de las prostitutas de la década de los cincuenta y muestra estereotipos de la época en la que predominan temas como el pecado, el castigo y la redención.

En Sazón de mujer, se plasma la historia de una menonita, una maestra rural y una joven tarahumara, cuyas vidas han estado siempre ligadas a la cocina regional.

Victor Hugo Rascón Banda estudió en la Escuela Normal Superior José Medrano. Más tarde obtuvo la maestría y el doctorado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Su vocación por el teatro lo llevó a inscribirse en el Centro de Arte Dramático, en donde adquirió grandes conocimientos sobre la dramaturgia. También fue alumno de Héctor Azar, en dirección escénica, y de Vicente Leñero y Hugo Argüelles, en creación dramática.

Desempeñó cargos como el de presidente de la Sogem; vicepresidente de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores. Fue miembro de la Comisión de Artes y Letras del Conaculta y del Consejo Consultivo del Instituto Mexicano de Cinematografía. De igual manera, colaboró en la revista Proceso.