Tornaviaje. La nao de China y el barroco en México

225

El Museo Franz Mayer presenta Tornaviaje. La nao de China y el barroco en México (1565-1815), exposición realizada en colaboración con el Museo Internacional del Barroco de Puebla, el Museo Naval de Madrid y cinco colecciones particulares. Se exhibirá hasta el 30 de octubre.

Antes de la llegada de embarcaciones europeas, el Pacífico era surcado por flotas chinas que dominaban los mares de Asia sudoriental y el golfo de Bengala al noreste del océano Índico, pero a comienzos del siglo XVI exploradores y aventureros portugueses se establecieron al suroeste de la India y el comercio marítimo recibió un gran impulso.

Aunque los galeones provenían de Manila, en la Nueva España eran conocidos como la nao de China porque los bienes que transportaban procedían principalmente de aquella zona. Nao refiere en castellano a navíos, barcos o galeones cuya gran anchura asemejaba “castillos flotantes”, que se construían con diversas maderas tropicales, su dureza era capaz de hacer rebotar una bala de cañón y llegaron a transportar hasta 800 toneladas de cargamento.

Por su parte, los navegantes españoles que habían transitado el Pacífico durante varios años hacia las islas Filipinas, lograron descifrar el retorno de Manila a la Nueva España en 1565. Este descubrimiento del Tornaviaje representó una hazaña naviera y cultural que vinculó a las civilizaciones del Pacífico oriental y del Nuevo Mundo, y convirtió a España en una potencia que dominó extensos territorios.

Esa ruta de retorno propició en la Nueva España un puente entre las culturas indígena, europea y asiática, cuya riqueza se manifiesta en los textiles, cerámicas, pinturas, esculturas y retablos que se exhiben en Tornaviaje. La nao de China y el barroco en México (1565-1815), conformada por 19 piezas de las colecciones del Museo Naval, cinco  colecciones particulares y 173 piezas de la Colección Franz Mayer.

Con curaduría del Dr. Luis Gerardo Morales Moreno, la muestra ofrece una travesía a través de cinco ejes temáticos:

Navegación, que destaca la importancia de la colonización de las Filipinas que marca el comienzo del circuito mercantil que facilitó a los barcos anclados en Asia retornar al Nuevo Mundo.

Comercio, que describe las rutas de intercambio comercial que enlazaron a la Nueva España con Asia por el Pacífico y con Europa por el Atlántico, así como otras rutas entre la Ciudad de México, Veracruz y Acapulco.

Corsarios y naufragios narra la lucha por el control de los mares entre españoles, británicos y holandeses, así como el fin de la hegemonía marítima portuguesa y española durante el siglo XVII.

Cultura material cuenta de qué manera los distintos tipos de consumo, a través de la nao de China, fueron marcando el tipo de tráfico mercantil de las distintas zonas, así como los gustos de sus élites y grupos populares.

La cuenca del Pacífico da cuenta de la extensión geográfica y estado económico actual de la zona Asia-Pacífico conformada por más de 50 países y que constituye una región con gran variedad de culturas, religiones y nacionalidades.

Tornaviaje. La nao de China y el barroco en México (1565-1815), reúne destacadas piezas como el Biombo de las batallas (1690-1697), enconchado de Alejandro Farnesio; un calvario guatemalteco del siglo XVIII; mantones de Manila de la Dinastía Qing; un casco de infantería del siglo XVI; un altar en madera de teca tallada del siglo XVII; porcelanas chinas por encargo, así como marfiles del siglo XVII e instrumentos de navegación náutica como brújulas, sextantes y octantes, entre otros.

La exposición, ofrece una travesía única a través de dos centenares de objetos que acompañaron las intrépidas historias de hombres y mujeres que siglos atrás se hicieron a la mar, para descubrir nuevos destinos y horizontes de bienestar.

Con esta muestra, el Museo Franz Mayer continúa un año de festejos por una labor de tres décadas dedicadas a promover las artes decorativas, el coleccionismo y la investigación en México.