Search

Jarabe tapatío, sinónimo de mexicanidad

El jarabe tapatío es proveniente de Jalisco, uno de los estados con mayor tradición folclórica en México, esta danza cuenta con muchos elementos culturales. Surge como “estandarte de la unidad nacional” e incluye los estilos dancísticos más importantes de diversas regiones, está formado por varios sones y su interpretación reúne elementos que lo hacen el jarabe más famosos y representativo de México.

Este baile fue montado escénicamente por primera vez en 1919 por la bailarina Ana Pávlova, quien reflejó la vitalidad del arte mexicano dejando de lado los insulsos cánones que se habían estereotipado para la danza mexicana de esa época, dando a México un arte nuevo apoyado en lo nacional que combina la tradición con la novedad del mundo moderno.

Su interpretación refleja el virtuosismo del ejecutante, quien busca representar aquello que los ancestros heredan a las nuevas generaciones, plantar los pies y sentir bajo esas pisadas, las raíces mexicanas, aquellas que impulsan los movimientos que llevan a generar el pícaro destello de sonrisa que caracteriza a cada una de las danzas, tradiciones y costumbres. De llevar en el cuerpo la representación del hogar y del pueblo, sus dolores y pasiones.

Hoy en día sigue siendo uno de los identitarios nacionales, sobre todo en el extranjero: los trajes de Charro con sus grandes sombreros, sus abotonaduras de oro y plata, y las Chinas Poblanas con los faldones todos bordados de lentejuela y chaquirón, reflejan el orgullo que México representa para cada uno de sus habitantes.

“En este ballet creemos que en estas fechas es una buena oportunidad para informar a las personas; desde los niños hasta los adultos, la importancia y la razón del porqué nuestros bailes típicos deben tener mayor difusión como las otras ramas del arte mexicano”, comentó Jesús Téllez, director general del Ballet Folklórico Danzas y Cantos de México

¡No dejemos para mañana lo que podemos aprender hoy de nuestro México!

Este ballet folklórico cuenta con 61 años de experiencia y está conformado por bailarines multidisciplinarios especializados en danzas populares mexicanas. Fundado por el bailarín y coreógrafo Héctor Fink en 1956, actualmente está bajo la dirección general de Jesús Téllez, la dirección artística de Mario Mejía y la dirección escénica de Alfredo Torres.